Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 15:23

QUISBERT, A 2 AÑOS DE LA PLATA EN COCHA 2018:

“Habrá más medallas y títulos. Se van a enterar”

El boxeador alteño, que este mes cumplió 24 meses de haberse convertido en subcampeón de los Suramericanos de 2018, se conmueve al recordar. Lejos de desmoralizarse por la paralización del deporte en general, Ever lanza una promesa.
El boxeador alteño Ever Quisbert, en la sala de su casa. Gentileza Ever Quisbert
El boxeador alteño Ever Quisbert, en la sala de su casa. Gentileza Ever Quisbert
“Habrá más medallas y títulos. Se van a enterar”

La noche del 6 de junio de 2018, el boxeador Ever Quisbert emocionaba a los bolivianos luego de conquistar la medalla de plata en el cuadrilátero montado en Punata. En aquel municipio, el alteño se constituía en figura central de la velada. Con más garra y voluntad que sofisticación en los movimientos, aquel hombre se encargaba de darle a Bolivia el subcampeonato en la categoría súper pesado (+91 kilogramos). No pasó mucho tiempo para que lo compararan con el emblema extinto del ring, el Tataque, que por cosas del destino también fue Quisbert.

A dos años de esa fecha, Ever, de 30 años, sorprende con un cachetazo de optimismo. Continúa trabajando con el sueño de que aquella conquista no quede aislada. Está seguro de que llegarán más. “Antes de los Juegos Suramericanos prometí esa medalla. De igual manera les prometo que vamos a lograr una”, señala.

Antes de la cuarentena nacional, el alteño se desempeñaba como instructor en un gimnasio. En medio de la pausa, el pugilista tuvo que disponer parte de sus ahorros. Y aunque reconoce que los boxeadores “no fueron beneficiados” a lo largo de la historia, ello no lo detiene. “Habrá más medallas y títulos. Se van a enterar”, garantiza.

P: Pasaron dos años de la emoción que causaste con la plata en los Juegos, ¿qué sucedió contigo después de esa gesta?

R: Ha sido un momento maravilloso. Seguimos entrenando, con el objetivo de representar al país. Apareció esta pandemia y nos frenó. El tiempo pasó rápido, pero aquel es un recuerdo que noto cercano. Tres o cuatro meses después estuve peleando en Cochabamba, en kick boxing. Le gané a un paraguayo. Lo he noqueado en el primer round. Luego estuvimos por clasificar a los Panamericanos, pero sufrimos el robo de documentos. Por otro lado, una semana antes de los Preolímpicos nos dijeron que se cancelarían. Teníamos los pasajes.

P: ¿Hubo continuidad en el boxeo?

R: Después de los Suramericanos de 2018 se concretaron eventos nacionales y amateurs. Se dan, cada año, al menos tres peleas amateurs. En materia profesional, se realizan combates por títulos profesionales en El Alto, Cochabamba, La Paz y Santa Cruz, pero no hay mucha propaganda. Los que son del ambiente están al tanto.

P: ¿Cómo asumiste la decisión de que el Ministerio de Deportes haya sido suprimido?

R: Nunca nos ayudó en nada. Cuando estábamos en el campamento para los Juegos de 2018, le solicitamos ayuda porque no teníamos alimentación. También pedimos colaboración con miras a los Panamericanos y el Preolímpico, pero las puertas estuvieron cerradas. Cuando se fue el expresidente Evo (Morales) y asumió otro ministro sucedió lo mismo. A los deportistas de combate nunca nos ayudaron.

P: ¿Qué desafíos se le vienen al boxeo?

R: Mi promotor, que es Yuri Herrera, me dijo que entrene, de modo que cuando se levante esto tengamos la posibilidad de competir acá o en otro país. Queremos recuperar el tiempo perdido.

P: ¿Cómo has llevado la situación en casa?

R: Daba clases en el gimnasio, pero lamentablemente han cerrado todos. Paramos un tiempo. Estuve sobreviviendo con ahorros. Ahora tratamos de volver con clases particulares.

P: Los ahorros salvan, pero no son infinitos…

R: Si seguimos en cuarentena y no nos dejan trabajar, se van a terminar. No habrá chance de recuperarnos.

P: Fue un primer semestre agitado. Primero, la resaca de los conflictos sociales de 2019. Luego se desató la pandemia…

R: Es cierto, pero no me desmoralizo. Lo que pasó es algo fortuito. Hay que tratar de sobrellevarlo, nomás. Sigo con el pensamiento de representar al país. En cuanto se acabe esto vamos a ponerle el pecho. Ni bien se levanten las restricciones volveremos a tener un combate. Pelearemos acá o en el exterior.

P: Hay muchos boxeadores, como el Chila (Brian Fernández) y la Pantera (Sergio Alcócer), que están dando pelea fuera del ring…

R: Intentamos sobrellevar la situación haciendo una u otra cosa, pero siempre con la idea de practicar boxeo y representar al país. La gran añoranza que tengo es demostrar que en Bolivia contamos con talento.

P: Te han comparado con el extinto Tataque, ¿qué te generó?

R: Ha sido un honor muy grande. Antes de los Juegos Suramericanos, prometí esa medalla. De igual manera les prometo que vamos a lograr una. Seguimos manteniendo el físico y el nivel. Estamos mirando más allá. Queremos pelear con atletas destacados. Las ganas están y el físico, también.

P: La promesa está dada…

R: Así es. Habrá más medallas y títulos. Se van a enterar. Queremos hacer historia para Bolivia.

P: ¿Apodo?

R: El Tanque. Soy como un tanque. Avanzo y no retrocedo. Voy para adelante, atacando hasta que el otro se canse y ya. Por último, les digo a todos los deportistas que pronto regresaremos a los gimnasios. Hay mucho talento en Bolivia y lo demostraremos.