Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:19

El Galáctico, el monarca de Europa con 14 títulos

Real Madrid español superó al Liverpool inglés (1-0), en el Stade France ante 78 mil espectadores, en la gran final de la Liga de Campeones.
Los jugadores de Real Madrid celebran el título de la Liga de Campeones, en Francia. REAL MADRID FC
Los jugadores de Real Madrid celebran el título de la Liga de Campeones, en Francia. REAL MADRID FC
El Galáctico, el monarca de Europa con 14 títulos

Real Madrid es el nuevo monarca del fútbol europeo y conquistó su corona 14 de su historia en la Liga de Campeones. 

Es el club con más títulos del certamen con el máximo goleador en sus filas como es el francés Karim Benzema y el técnico, Carlo Ancelotti, que hicieron posible un año de muchas alegrías para el Merengue.

El plantel Galáctico superó al Liverpool inglés por la mínima diferencias en el State de France ante 78 mil espectadores que vieron una final que paralizó el globo por 95 minutos.

Real Madrid regresó al trono cuatro años después con Ancelotti firmando un retorno inolvidable. El técnico más laureado con su cuarta conquista, la quinta de una generación que ya es leyenda del Blanco.

El duelo se repitió como en 2018, los Reds ayer buscaron la revancha con el dominio del partido con Thiago, la posesión abrumadora del Liverpool, apareció el egipcio Mohamed Salah buscando saldar su deuda pendiente con la gloria, pero no logró sacarse la espina de esa final en el Olimpiyskiy en Kiev, Ucrania.

Los primeros minutos del partido los jugadores de Jürgen Klopp controlaron los tiempos y el balón ante un Real Madrid desconocido protegió su defensa como pudo esperando la aparición de su capitán Benzema.

Cuando llegaba la finalización de la primera etapa, el árbitro francés Clément Turpin anuló un tanto para los Merengues y poniendo en apuros a los ingleses que se fueron al descanso con la misión de planificar un sistema que permita perforar el arco del Madrid.

En el complemento, los de Ancelotti buscaron abrir el marcador y apareció la facilidad de Federico Valverde para superar líneas enemigas, soltó un disparo a la nada y sacar oro de una de las claves del partido: la espalda de Arnold. Ahí apareció Vinícius Junior para poner el balón al fondo de las redes y provocar el festejo de los Merengues en el globo.

El golpe fue difícil de asimilar para el Liverpool. La superioridad expuesta en la cancha fue improductiva. Le tocó arriesgar, recuperar su ritmo ofensivo, agotar su físico y buscar el empate por intermedio del contragolpe para intentar romper la sólida defensa de los Blancos, pero sin éxito.

Luego del tanto el plan de Ancelotti cambió para neutralizar las posibles acciones de ataque de los Reds y logró su propósito con un equipo que creció cuando juntó líneas. 

El portero del Merengue Thibaut Courtois que voló y sacó el disparo colocado de Salah y le amargó la final con una rápida reacción tras cabezazo de Jota que remató cruzado. 

El sufrimiento estaba garantizado para los Blancos ante un Liverpool con cuatro delanteros que jamás pudo superar la resistencia del portero belga.

Ancelotti y Klopp dieron constantemente instrucciones y miranban el reloj para ver el tiempo que faltaba al compromiso, pero cada minuto era un paso más hacia la corona 14. En plena exhibición defensiva, dando todo en cada balón, achicando como pudo.