Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Entrenadoras de esgrima dan vida a proyecto de interacción con atletas de Europa para que el ciclo no se corte

Las cubanas Misleydys  Compañi y Arisneidys Verdecia batallan para mantener la motivación de los deportistas y hacer que los avances técnicos se sostengan, tras un repunte importante de la disciplina en Cochabamba.

Los esgrimistas entrenan con sus pares de otros países, bajo la mirada atenta de Misleydys Compañi.
Crédito: Gentileza Janeth Siles
Los esgrimistas entrenan con sus pares de otros países, bajo la mirada atenta de Misleydys Compañi. Crédito: Gentileza Janeth Siles
Entrenadoras de esgrima dan vida a proyecto de interacción con atletas de Europa para que el ciclo no se corte

Los logros reales en el esgrima cochabambino desde que las entrenadoras cubanas Misleydys Compañi y Arisneidys Verdecia comenzaron el proceso de masificación son muy pronunciados. De ahí que, por ejemplo, el seleccionado local dominara, los últimos cuatro años, los torneos nacionales en sus diferentes categorías y modalidades.

El crecimiento en la disciplina de combate ha sido sostenido desde que las experimentadas instructoras definieron las directrices en el área local. Y Misleydys, con pasado en Juegos Olímpicos, es la que más se ha empapado con el ámbito, puesto que llegó en 2016 con el objetivo de masificar el deporte y formar a los que ahora han dado señales de buena labor.

El propósito es que el ciclo y los logros conseguidos en casi un lustro no se vean tan abruptamente golpeados, en un contexto que ha obligado a que las contiendas y los entrenamientos físicos sufran una interrupción debido a la pandemia.

Así, ambas entrenadoras, instadas a repensar sus metodologías de trabajo, resolvieron dar paso a un proyecto mediante el que los esgrimistas cochabambinos (y bolivianos en general) puedan interactuar de manera online con sus pares de países como Francia, Italia, Inglaterra, Perú, Ecuador y Estados Unidos. Todo se produce a través del “intercambio”. Esto es que los instructores van rotando y dirigiendo los ensayos según días. Allí es donde se produce una “riqueza en saberes y formas” que va nutriendo a los aprendices.

 “Desde que empezó lo de la COVID-19, tuvimos días de descanso para organizarnos y ver cómo retomar los trabajos en casa. Hemos hecho un proyecto con varios clubes del mundo. Estamos entrenando mediante Zoom con equipos de Francia, Italia e Inglaterra. Intercambiamos con Perú y Ecuador; y dos veces a la semana lo hacemos con una institución de Estados Unidos que es privada. Todo esto, con el objetivo de que los chicos se mantengan activos y no pierdan el deseo de seguir practicando el deporte. Queremos que ellos, a pesar de estar en casa, puedan tener este intercambio con atletas de otros niveles y diferentes entrenadores”, explicó Compañi, quien forma a niños y adolescentes del Club Cochabamba y En Guardia.

Lo último que se quiere es perder los avances evidenciados en el proceso que fue interrumpido con la cuarentena. “Tenemos que ver cómo lo manejaremos porque pueden sufrir un golpe muy fuerte los atletas. Retomar será complicado. Ahí es donde intervienen los padres de familia y nosotros, los entrenadores, para que los chicos regresen con ánimo. Es importante, también, que contemos con el apoyo del Gobierno, el Ministerio de Deportes y el Comité Olímpico Boliviano, de modo que apoyen con elementos de bioseguridad para que los deportistas sientan que están respaldados por estas entidades”.

Entre las tareas próximas figura encontrar el mecanismo para que los entrenamientos, una vez que recuperen su carácter físico, gocen de la aprobación de los padres de familia, quienes finalmente tendrán el poder de decisión sobre sus hijos. “Van a ser muchos los obstáculos que nos impedirán que un niño o una persona quiera conocer este deporte, que es olímpico, como tal”.

Y si el sacrificio deberá ser mayor, las cubanas están dispuestas a seguir batallando por el bien del esgrima boliviano. Según Misleydys, muy querida por los tiradores del ámbito, no sería justo resignar el progreso registrado hasta la fecha.

“Si hay que trabajar el doble, lo haremos siempre velando por la seguridad de los atletas. De hecho, ya estamos trabajando en eso. Es importante mantener la motivación buscando cosas nuevas y positivas para que ellos cuenten con el deseo de hacer esgrima. En ello nos centramos y nos preocupamos. Claro que es posible que, por miedo al contagio, algunos papás les digan a sus hijos que no podrán asistir. Vamos a continuar entrenando así. Tengamos fe en que cuando retomemos la matrícula completa de los clubes En Guardia y Cochabamba, esta se mantenga y a futuro crezca”, completó Compañi.

La presidenta de la Asociación de Esgrima Cochabamba (AEC), Janeth Siles, celebró el proyecto implementado por las entrenadoras, mismo que también incluye a tiradores e instructores de otras instituciones del país.

Agregó que, por otro lado, los dirigentes aprovechan el confinamiento para tomar cursos virtuales con Francia y Estados Unidos, siempre y cuando el idioma lo permita. Formalizada la información de que todos los eventos del calendario 2020 fueron suspendidos hasta que la emergencia sanitaria sea superada, las clases virtuales son la opción.

Siles afirmó que notaron ciertas deserciones, considerando las cargas escolares (tareas) y la capacidad económica de las familias en un momento crítico como el actual. No obstante, la dirigente aseveró que practicar el deporte es siempre necesario. “Psicológicamente les ayuda. Los chicos necesitan verse y entrenar. Hay que adecuarse, pero tendremos que volver a una cierta normalidad”. 

 

Pie de foto 2: Los esgrimistas entrenan con sus pares de otros países, bajo la mirada atenta de Misleydys Compañi.

Crédito: Gentileza Janeth Siles