Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:20

Djokovic: "Nadal y Federer son los que me han hecho llegar aquí"

El tenista serbio, actual número uno del mundo, alcanzó el número de títulos de Grand Slam que ostentan el suizo y el español. "The Big Three" tiene 20 consagraciones en torneos grandes del circuito tenístico.
Novak Djokovic expone el trofeo de Wimbledon, que es su vigésimo Grand Slam. EFE
Novak Djokovic expone el trofeo de Wimbledon, que es su vigésimo Grand Slam. EFE
Djokovic: "Nadal y Federer son los que me han hecho llegar aquí"

El tenista serbio Novak Djokovic se mostró hoy domingo exultante tras conseguir su sexto Wimbledon y empatar, con 20, en número de Grand Slam conquistados con Roger Federer y Rafa Nadal, a quienes consideró los tenistas "más importantes" de su carrera. Si quedaba alguna incertidumbre, el serbio, con todos los argumentos ya a favor de ser el mejor de la historia, desarmó al aguerrido y luchador Matteo Berrettini (6-7 (4), 6-4, 6-4 y 6-3) y logró la tan ansiada coronación.

Era el día para que el de Belgrado, el número uno del mundo, diera un paso más en su mordisco a la historia. El día para igualar los registros de Federer y Nadal, para ser el primer hombre, desde Rod Laver en 1969, en ganar los tres primeros Grand Slam del año, para ser el quinto de la Era Open y el primero desde Nadal en 2010, en hacer el Canal Slam, es decir, el doblete Roland Garros y Wimbledon, para quedarse a solo un título de igualar los siete de Pete Sampras y William Renshaw.

"(Federer y Nadal) Son los dos jugadores más importantes de mi carrera, lo que han hecho que haya llegado hasta aquí. Son quienes me empujaron a mejorar técnica, mental y físicamente", dijo el serbio en declaraciones en la pista tras ganar el título.

Fue el día para que Djokovic demostrara que está listo para asumir el cetro. Enfrente, un Matteo Berrettini inexperto en este escenario, en esta clase de finales, pero dispuesto a dar guerra, a mostrar orgullo. El primer italiano en llegar hasta una final aquí, el primer italiano en perderla. Nadie hubiera apostado por su triunfo en una plaza en la que Djokovic solo ha entregado una de las siete finales que ha disputado, ante Andy Murray en 2013, el día de la redención británica, pero dio una buena batalla y coqueteó con la sorpresa.

A "Nole" le costó tres juegos aclimatarse. En cuanto Berrettini abrió la puerta de las oportunidades y dejó de meter primeros, Djokovic se comió la pista. El primer 'break' era mortal para un italiano cuyas opciones pasaban por hacer el partido perfecto y rezar.

El número uno del mundo recordó que cuando alcanzó el "top 10" de la clasificación mundial pasó unos años en los que perdía casi siempre que jugaba contra el suizo y el español, pero que "algo cambió a finales de 2010 y comienzos de 2011".

"Aquello fue el comienzo de un viaje que no acaba aquí", agregó, en medio de la ovación cerrada de los espectadores en la pista central de Wimbledon.

Djokovic ya es el hombre con 328 semanas como número uno, más que nadie en la historia, el único en haber ganado en la Era Abierta los cuatro Grand Slam al menos dos veces, el único que tiene los nueve Masters 1.000 y el que más de ellos posee (36), junto a Nadal.

Está a dos torneos, los Juegos Olímpicos y el próximo Abierto de Estados Unidos, de ser el primer hombre en la historia en lograr el Golden Grand Slam, igualando el legendario 1988 de Steffi Graf. Incluso, si solo triunfara en Nueva York y no en Tokio, sucedería a Laver como el primer tenista en ganar los cuatro Grand Slam en un mismo año.