Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 07 de diciembre de 2022
  • Actualizado 18:11

Dirigentes de Palmaflor no fueron a la Asamblea; quillacolleños hablan de daño moral y material

Se llevó adelante la Asamblea de la Quillacolleñidad. Los cívicos esperaban oír los argumentos del traspaso del club al Trópico. Según Miguel Guzmán, habían avanzado en la posibilidad de que los funcionarios municipales compararan abonos.
El expresidente de Bolivia, Evo Morales y el equipo de Palmaflor./ ARCHIVO
El expresidente de Bolivia, Evo Morales y el equipo de Palmaflor./ ARCHIVO
Dirigentes de Palmaflor no fueron a la Asamblea; quillacolleños hablan de daño moral y material

Los cívicos de Quillacollo y los diferentes sectores que asistieron la mañana de este sábado a la Asamblea de la Quillacolleñidad se quedaron con sabor a muy poco. Los dirigentes del club Palmaflor, al parecer, no se presentaron en el encuentro, en el que se debían “socializar” los motivos por los cuales el equipo fue transferido a manos de los cocaleros del Trópico, y ello agrandó la indignación.

Todo comenzó la semana pasada, cuando las Seis Federaciones del Trópico comunicaron el éxito del proceso y el senador Leonardo Loza adelantó que cada productor de la hoja aportaría entre 1 y 2 bolivianos por mes para sostener la economía de Palmaflor.

La molestia en las organizaciones quillacolleñas no demoró mucho en materializarse. Entienden que ello representa una “pérdida” para el municipio, que apostó por el club.

Y el enojo se maximizó este sábado, con la ausencia del directorio en la reunión urgente. Miguel Guzmán, titular del Comité Cívico de Quillacollo, le explicó a OPINIÓN que, en consecuencia, elaborarán un pronunciamiento en el que dejarán sentado el descontento colectivo.

Comprenden que una vez que se concrete la operación legal, serán víctimas de doble daño: moral y material.

“Ahora vamos a elaborar un pronunciamiento oficial para hacerles conocer el malestar, para que a futuro no jueguen con los sentimientos de quillacolleños. Aparte de generar daño moral al pueblo, también le generarán daño material efectivo cuando Palmaflor no juegue en el estadio (municipal)”, dijo el cívico. 

Y se refirió a los dirigentes de la entidad deportiva. “Ningún miembro de la cooperativa vino y ello generó indignación, porque Palmaflor, desde el momento en que tuvo la posibilidad de jugar partidos para ascender, lo hizo en Quillacollo. Y que no hayan venido hoy, despertó indignación”.

PROYECTOS “FRUSTRADOS” 

Guzmán enumeró una serie de planes que se habían tejido en torno al club, por ejemplo, la posibilidad de que los funcionarios locales compraran abonos para ayudar al equipo.

“Habíamos avanzado con el Alcalde (Héctor Cartagena) para que todos los servidores públicos de las instituciones como Impuestos, Sereci (Servicio de Registro Cívico) y SEGIP (Servicio General de Identificación Personal) adquirieran abonos. Uno de los avances era que toda la reserva preprofesional tenía que ser conformada por jóvenes de Quillacollo. Debíamos organizarnos con los transportistas para trasladar a los hinchas del equipo de los cuatro puntos cardinales a todos los partidos”.

Por todo lo expuesto, los cívicos “no permitirán que los dirigentes tomen sus decisiones a la ligera”. “Estamos esperando algo oficial”, cerró el dirigente.

Se estima que Palmaflor mude de nombre. Una de las probabilidades más fuertes es que sea presidido por Evo Morales.