Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de enero de 2021
  • Actualizado 05:07

Atleta con discapacidad descubre su talento en la música y se gana el pan rapeando

El quillacolleño se llama Limberth Ríos, tiene 25 años y quedó en silla de ruedas a los 19. Se recupera para volver al ruedo y ser parte de las batallas urbanas. "Pienso que el señor vino hacia mi vida", asegura, tras convertirse al cristianismo.

El quillacolleño Limberth Ríos demuestra su talento en una presentación pasada. Gentileza Limberth Ríos
El quillacolleño Limberth Ríos demuestra su talento en una presentación pasada. Gentileza Limberth Ríos
Atleta con discapacidad descubre su talento en la música y se gana el pan rapeando

Limberth Ríos buscó insistentemente, pero finalmente dio en el clavo. Descubrió que la música era amable con él, que era posible imaginar un futuro cantando, siendo un artista. Y se aferró a esa probabilidad con todo su empeño.

El quillacolleño, de 25 años, se volvió un cantante de rap y trap urbano cristiano de la Villa Moderna. No solo se trata de un hobbie, sino del medio que halló para ganarse la vida y salir a las calles para ofrecer lo que mejor sabe hacer: improvisar con las rimas.

Antes de probar suerte y lanzarse al estrellato en Quillacollo, Limberth incursionó en otras labores. En ninguna le fue tan bien. "Quiero vivir de la música. Estuve trabajando de diferentes cosas, pero no me fue bien. Luego, mis amigos me dijeron que intentara cantar en la calle. Y funcionó. Así me gano el pan del día. A eso me voy a dedicar".

El mes pasado adoleció. Se encontraba enfermo y le costó reponerse. Ahora se encuentra mucho mejor, pero aguardará estar al 100% para volver al ruedo y seguir ofreciendo su talento.

Su ilusión era participar en la batalla de rap que justamente se desarrolla por estos días. Los muchachos comprendieron su situación y le recomendaron que no se expusiera y guardara reposo.

"Me encanta el rap, hago música evangélica como trap urbano. Me gano la vida rapeando en las calles".

Admirador de Gabriel Rodríguez EMC, un artista puertorriqueño que lleva mensajes cristianos con estilo, Limberth está seguro de que Dios lo buscó tras el accidente que sufrió cuando solo tenía 19 años, etapa que marcó la aparición de la silla de ruedas en su vida.

"Pienso que el Señor vino hacia mi vida. Lo conocí de esa manera. El Gino (otro deportista en silla de ruedas) me enseñó mucho de la palabra. Aprendí a ser agradecido y a valorar". 

Confía en sanarse pronto para regresar a lo que más ama, la música. Ya cuenta con canciones que planea grabar.