Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 13:26

El camino de la 'joya': Darío, de ayudar a sus papás, a debutar en 2019 y ser la esperanza

El talentoso volante ofensivo de 23 años es muy querido en el "Equipo del Pueblo". Se formó en Aurora desde que era niño. Es 100% de la casa.

El antes y después del cochabambino Darío Torrico, elemental en Aurora.
Darío Torrico, jugador que se formó en Aurora. PRENSA CLUB AURORA
El camino de la 'joya': Darío, de ayudar a sus papás, a debutar en 2019 y ser la esperanza

Tras la hazaña conseguida en el último minuto ante Botafogo, misma que mantiene con la fe intacta al Aurora y sus aspiraciones de seguir avanzando de fases previas en la Libertadores, los reflectores fueron a parar hacia la figura del encuentro y autor del empate frente al "Fogao", el cochabambino Darío Torrico.

El talentoso canterano del "Equipo del Pueblo", que empieza a tener la oportunidad de afianzarse como titular en el cuadro "celeste" para la temporada 2024, supo ser paciente durante toda su estancia desde categorías juveniles en el conjunto valluno.

Su constancia demostrando un gran nivel y desequilibrio para abrir partidos complejos con los pocos minutos que se le otorgaba en el terreno de juego hicieron que durante los últimos años Darío sea uno de los jugadores más pedidos por la afición aurorista para integrar el onceno titular. 

Como muestra, el cochabambino de 23 años lleva tres titularidades en los tres partidos oficiales que disputó Aurora en 2024. Todos los cotejos, correspondientes a la actual edición de la Copa Libertadores. Estos son: Melgar de Perú (ida y vuelta) y Botafogo de Brasil (la ida, en el estadio Félix Capriles).

Con miras al cotejo de vuelta que tendrá el cuadro valluno ante el equipo de la "Estrella solitaria" en Río de Janeiro, Torrico se mostró optimista y mencionó: "Hay que ir allá a pelear. Sabemos que va a ser difícil, pero no imposible".

La "Joya" aurorista fue elegido como la figura del encuentro en la ida disputada en el gigante de Cala Cala. 

Pero el camino para llegar al lugar en el que Darío actualmente se encuentra ha tenido trabas. Todo le ha costado mucho sacrificio al cochabambino, que en 2019 debutó en la primera de Aurora. Fue un año inolvidable para él, que entonces tenía 18 años, sus papás y toda su familia.

Fue llamado a la primera del "Celeste" para encarar el Apertura. “Me daba algo de nervios y miedo”, dijo, entonces, el cochabambino, que tuvo como entrenador al ya extinto Marcos Ferrufino.

Mientras tanto, Darío también colaboraba en el negocio de la familia: la agencia de venta de bebidas situada en la zona sur de la ciudad.

Cuando acabó la escuela dedicó la mayor parte de su tiempo a seguir su sueño de ser jugador profesional. En su tiempo libre ayudaba a sus padres en el negocio. “Siempre lo haría. No me da vergüenza”, confesaba, en ese entonces.

CITADO A LA VERDE

Por su óptimo desempeño en el club, también fue convocado a la Selección, en calidad de invitado.

En un artículo de OPINIÓN de febrero de 2019, este medio reflejó la vivencia de Darío cuando se enteró del llamado: “Ese día (viernes), mi papá, mi hermano (Josué) y yo nos encontrábamos en el complejo. En eso, mi padre recibió una llamada y le dijeron que estaba convocado. Nosotros pensábamos que era una broma de algún familiar, pero fue cierto. Nos volvimos locos y nos pusimos a celebrar. Llegamos a casa y le avisamos a mi mamá, que tampoco podía creer. Fue un momento muy hermoso”.