Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de abril de 2020
  • Actualizado 02:18

La Culebra, el jugador "indisciplinado" del que se salvó Wilster

Duvier Riascos. Foto: Tele13
Duvier Riascos. Foto: Tele13
La Culebra, el jugador "indisciplinado" del que se salvó Wilster

Duvier Riascos no llegó a Cochabamba. El colombiano era el último refuerzo que la dirigencia de Wilstermann intentó asegurar para terminar de nutrir su plantel de cara a la Copa Libertadores 2020. Debía arribar el lunes, pero ello no sucedió porque supuestamente el delantero perdió el vuelo. La directiva quedó con los "crespos hechos" y todo apunta a que cerró la persiana en materia de contrataciones.

Los antecedentes de la Culebra, de 33 años, lo grafican con anticuerpos y aparentes hechos de indisciplina en sus anteriores equipos. A continuación algunas situaciones que tiñeron el historial del atacante que quería el Rojo:

En 2013 militó en el Pachuca mexicano. Luego de haber sido centro de críticas por parte de usuarios del Twitter, el jugador respondió con "ofensas". Ello mereció que la dirigencia del club le impusiera una "sanción ejemplar", de acuerdo con ESPN. Los hechos no quedaron en el plano cibernética. En 2016 fue parte del Cruzeiro de Brasil, pero, después de una temporada, la institución decidió apartarlo del plantel por "problemas" con el cuerpo técnico, según un artículo de AS.

En 2017 retornó al Millonarios (convirtió 11 tantos en 41 compromisos) y en 2019 llegó a la Universidad Católica de Chile. En dicho equipo, el colombiano sumó más antecedentes. En abril de dicho año, "se habría presentado en una de las prácticas en estado no adecuado", de acuerdo con lo citado por el medio digital Camarín Visita. Por ello, el cuerpo técnico había determinado no citarlo en dos partidos. La gerencia de la institución dijo que el futbolista "estaba siendo sometido a un tratamiento especial".

Hace dos semanas, el Atlético Bucaramanga de Colombia quiso ficharlo, pero Riascos rechazó la propuesta a la espera de otras mejores. Y con Wilster, la situación no fue más óptima, pues el jugador dejó "colgado" al club.