Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:12

CR7 salva a Portugal e impone un récord

El capitán y figura de los lusos superó el registro con su selección tras anotar 111 goles.
Cristiano Ronaldo celebra el triunfo y récord en Portugal. EFE
Cristiano Ronaldo celebra el triunfo y récord en Portugal. EFE
CR7 salva a Portugal e impone un récord

Un Cristiano Ronaldo de récord, que se convirtió en el máximo goleador de selecciones de la historia del fútbol, salvó a Portugal (2-1) en los últimos minutos de partido ante Irlanda, que sorprendió a los lusos y plantó cara hasta el final.

El encuentro que empezaba a acercarse a la tragedia para Portugal, después de que los irlandeses se adelantasen al filo del descanso en un córner, acabó convirtiéndose en una fiesta para los lusos con dos goles de Cristiano, otra vez terminó como héroe.

El de Madeira igualó el marcador en el 89 de cabeza y en el último minuto, cuando su equipo buscaba el triunfo a la desesperada, se sacó otro testarazo para firmar una remontada que deja a Portugal primero de grupo en el camino a Catar.

A pesar de que la victoria se hizo de rogar, la noche era propicia para el grupo de Fernando Santos, que jugaba en casa ante un rival teóricamente más débil y con un Cristiano hambriento por batir récords.

La expectativa era grande en torno al reciente fichaje del Manchester United, que jugó su partido número 180 e igualó a Sergio Ramos como el jugador europeo con más encuentros como internacional.

Pero Cristiano quería más, y después de igualar los 109 goles del iraní Ali Daei durante la pasada Eurocopa estaba a solo uno de ser el máximo goleador de selecciones de toda la historia del fútbol en solitario.

El lance cayó como un mazazo en el Estadio del Algarve, donde el delantero de Madeira no volvió a aparecer en toda la primera parte e Irlanda fue creando cada vez más peligro hasta que terminó de aguar la fiesta a Portugal al filo del descanso.

En un córner en el 45, Egan, del Sheffield United, batió a Rui Patricio de cabeza y puso por delante a su equipo ante unas atónitas quinas.

El descanso revitalizó a los lusos, que salieron con más fuerza en la segunda parte y con un CR7 más activo en la búsqueda del gol.

El capitán de Portugal arreó un zapatazo en el 68 que se estrelló en la defensa y Bernardo Silva la tuvo varias veces, con una ocasión clarísima que falló solo en la frontal del área.

Irlanda fue aguantando las embestidas de un rival cada vez más desesperado que veía el arco contrario.

En el 89, Gonçalo Guedes, que no llevaba ni 10 minutos sobre el césped, puso un centro al área y Cristiano se elevó con un cabezazo imparable con el que hizo historia.

Pero al delantero luso le quedaba otro cartucho y, aupado por la insistencia de su equipo, consiguió la remontada con otro testarazo en el último minuto, provocando el festejo entre los lusos.

UEFA