Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 11 de julio de 2020
  • Actualizado 14:02

Clubes cobrarían 60 mil dólares mensuales si venden los derechos en 40 millones

Las perspectivas de los clubes bolivianos es mejorar sus ingresos económicos por la venta de los partidos de la División Profesional por los próximos cuatro años. Deja la ilusión de superar los 10 millones anuales.

Reunión de Consejo Superior de la División Profesional de forma virtual. FBF
Reunión de Consejo Superior de la División Profesional de forma virtual. FBF
Clubes cobrarían 60 mil dólares mensuales si venden los derechos en 40 millones

Entre los propósitos de los dirigentes del balompié nacional (FBF y clubes) está en vender los derechos de televisión en más de 40 millones de dólares por los próximos cuatro años (2021 y 2024). Esta posibilidad, por ese precio, dejaría un ingreso mensual de 60 mil dólares a cada uno de los equipos que son parte de la División Profesional.

Anualmente, la empresa que adquiera los derechos de transmisión abonaría 10 millones de dólares y esta cifra debería ser dividida entre los 14 equipos que integran la primera división.

“Lo que aspiramos es vender en una cifra mayor a los 40 millones de dólares y esos recursos puedan financiar en gran parte las planillas de los clubes. Estamos expectantes, pero no sabemos si llegamos a ese monto”, declaró Rolando Aramayo, director de la División Aficionados de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF).

Sin embargo, el directivo explicó que la negociación y la venta de los derechos de televisión debe realizarla el Comité Ejecutivo de la Federación “en cumplimiento del artículo 85 del Estatuto orgánico en sus numerales 1, 2 y 3” que obliga a la máxima instancia del balompié nacional a representar a los 14 equipos profesionales.

“Hay clubes que quieren ir de forma separada y otros que se oponen a que el Ejecutivo de la FBF realice la licitación de la venta de los derechos, pero pareciera que se pretende hacer caer en una especie de error al Ejecutivo”, dijo.

Según el dirigente, en caso de no llevar adelante la licitación la máxima instancia del balompié nacional, se “estuviera cometiendo una infracción y es violentar el Estatuto por omisión”. Los clubes en determinado momento podrían manifestar que “somos responsables por negligencia” al no firmar el contrato de la televisión.

“La licitación que está en curso y debe continuar, es el criterio del Ejecutivo. Una vez que los vuelos internacionales se reanuden se debe fijar otra fecha para la apertura de sobres para la conclusión de presentación de propuestas que será un acto con la presencia un notario de fe pública, clubes y la prensa para conocer las propuestas económicas”, expresó.

Se informó que la apertura de los sobres estaba planificada para el 20 de marzo, pero debido a la cuarentena por la COVID-19 el proceso quedó paralizado y diferido, hasta que se reanuden los vuelos internacionales porque existen empresas internacionales que deberían dejar sus propuestas económicas.

Aramayo explicó que la venta de los derechos “será de la forma más transparente” para evitar susceptibilidades de los dirigentes de los clubes, sobre todo, buscando la mejor propuesta económica para el beneficio de los planteles.

El dirigente informó que la licitación contempla a la División Aficionados para transmitir los partidos de la Copa Simón Bolívar. “El propósito es gestionar algunos recursos para la segunda división de fútbol boliviano.

CANAL DEL FÚTBOL

Aramayo explicó que la FBF no cuenta con los recursos para hacer “una inversión de semejante magnitud” y considera que cualquier emprendimiento debe tener un estudio de pre factibilidad y factibilidad para invertir los recursos.

“Tenemos que ver a qué mercado vamos a ir, el costo que significa montar un canal de televisión, sus repetidoras, cámaras, equipos de transmisión, unidades móviles, satélite y otros elementos, debe ser muy significativo. Toda esa tecnología se debe tener en siete estadios del país y, posteriormente, se puede ampliar para Sucre, Trinidad o Tarija según la presencia de los clubes”, analizó el federativo.

Aramayo descartó la posibilidad de que la Federación y los clubes puedan realizar un gasto de esas características sin conocer los frutos que podrían obtener a corto, mediano o largo plazo.

Algunas semanas atrás los dirigentes de los clubes proyectaban crear el canal del fútbol con el propósito de generar mayores y mejores recursos, sin embargo, este proyecto quedó en buenas intensiones.