Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 00:56

Cerca de 5.000 policías velarán por la seguridad de la Fórmula Uno en Brasil

En la edición de 2017, por ejemplo, el equipo de Mercedes sufrió un atraco a punta de pistola, cuando un grupo de sospechosos asaltó una furgoneta en la que se trasladaban algunos integrantes de la escudería.

Fotografía de archivo en la que se registró a cientos de aficionados en el autódromo de Interlagos, al final de un Gran Premio de Fórmula 1, en Sao Paulo (Brasil). EFE
Fotografía de archivo en la que se registró a cientos de aficionados en el autódromo de Interlagos, al final de un Gran Premio de Fórmula 1, en Sao Paulo (Brasil). EFE
Cerca de 5.000 policías velarán por la seguridad de la Fórmula Uno en Brasil

Cerca de 5.000 policías velarán por la seguridad del Gran Premio de Brasil de Fórmula Uno, que se celebrará el próximo fin de semana en el Autódromo de Interlagos, en Sao Paulo, informaron este miércoles fuentes oficiales.

La Policía Militarizada de Sao Paulo ha preparado un dispositivo especial de patrullaje para reforzar la seguridad de turistas, pilotos y escuderías que asistirán al mítico circuito paulista para la décimo novena prueba del campeonato mundial de F1, según señaló el Gobierno regional en una rueda de prensa.

En los últimos años se han registrado algunos incidentes aislados en los alrededores de Interlagos, autódromo situado en la zona sur de Sao Paulo.

En la edición de 2017, por ejemplo, el equipo de Mercedes sufrió un atraco a punta de pistola, cuando un grupo de sospechosos asaltó una furgoneta en la que se trasladaban algunos integrantes de la escudería.

Para evitar ese tipo de episodios, el Gobierno del estado de Sao Paulo anunció que "todo el perímetro" del trazado, "así como las vías de acceso al autódromo", contarán con refuerzo policial.

"Es un esquema robusto, con 5.000 policías, 1.900 vehículos patrulla", 250 caballos, 50 perros, 40 drones y 3 helicópteros "participando del evento con mucha intensidad", indicó el secretario de Seguridad de Sao Paulo, el general Joao Camilo Pires de Campos.

El vasto operativo se extenderá hasta el viernes de la próxima semana, cinco días después de la carrera.

Por su parte, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, informó que la celebración del Gran Premio, que el año pasado se canceló por la pandemia de coronavirus, debe generar un impacto financiero de 810 millones de reales (150 millones de dólares) y 8.500 empleos temporales.

La previsión es que la asistencia supere los 150.000 espectadores a lo largo del fin de semana.

Los organizadores exigirán a los aficionados el comprobante de vacunación contra la covid-19 para acceder al recinto y, en caso de no tener la pauta completa, será necesario presentar un test negativo realizado entre 24 y 48 horas antes del evento.