Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:35

SIN VETERINARIO CONSTANTE

Caballos deportivos y otros que dan clases del Centro Ecuestre Tunari atraviesan quinto mes en crisis

Los equinos se encuentran en buen estado de salud, pues las hermanas amazonas Arce siguen batallando. "Los clubes grandes subsisten porque tienen cuotas fijas", señaló Stefanie, quien compitió en los Bolivarianos de Santa Marta.

Parte de los caballos del Centro Ecuestre Tunari, durante el primer mes de cuarentena. Archivo
Parte de los caballos del Centro Ecuestre Tunari, durante el primer mes de cuarentena. Archivo
Caballos deportivos y otros que dan clases del Centro Ecuestre Tunari atraviesan quinto mes en crisis

Veinticinco caballos (12 deportivos y 13 que se dedican a dar clases a los alumnos) del Centro Ecuestre Tunari llegan al quinto mes de la cuarentena sin atención veterinaria regular. Las hermanas Stefanie y Andrea Arce, referentes cochabambinas en hipismo, se encargan de que los equinos se encuentren en buen estado de salud. Por fortuna, ellos están sanos, según el relato de una de las amazonas.

No obstante, el aspecto alimenticio se presenta aún como uno de los desafíos. "Está siendo muy difícil. Gracias a Dios, no subieron la alimentación ni los insumos, pero tampoco bajaron. En esta cuarentena rígida se nos complica demasiado porque los veterinarios no pueden llegar a Quillacollo. Mi hermana, que sabe gran parte, los atiendes. Nos estamos batiendo así. Tampoco hemos tenemos ingreso de otro lado. Algunos de los padres de los chicos aportan mes a mes. Nos ayudan. Los caballos están bien, como nunca, muy sanos. Ninguno se enfermó ni se hizo heridas grandes, lo cual normalmente ocurre. Estamos así. No nos queda otra", detalló Stefanie, quien en 2017 logró el cuarto lugar en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta junto a su hermana y Manuela Caballero (prueba FEI young riders por equipos).

A fin de que los alumnos sigan involucrados con el deporte, las deportistas implementaron cursos virtuales con muy bajos costos. "Eso surgió para ayudar a los chicos, de modo que estén más activos y despejen la mente".

Las amazonas analizan qué plan establecer para sacar adelante el Centro Ecuestre Tunari, puesto que además de formar atletas, también cumple una función social.

"Ni cuando estábamos en mejores condiciones y no teníamos tantos problemas nos ayudaron por parte del nivel gubernamental. Estamos viendo de qué manera nos moveremos. Los clubes grandes subsisten porque tienen cuota fija de socios, pero los pequeños, no".