Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:45

JUNTO A LA POLICÍA Y LA CATEDRAL SAN ILDEFONSO

Boxeador de Guayaramerín junta insumos para Beni en Quillacollo

José Cuéllar inició la cruzada hace tres semanas. El experimentado pugilista quiere enviar lo recaudado a su pueblo. Se estaba preparando para su debut profesional.
El boxeador José Cuéllar, en la campaña desarrollada en Quillacollo.
El boxeador José Cuéllar, en la campaña desarrollada en Quillacollo.
Boxeador de Guayaramerín junta insumos para Beni en Quillacollo

Al boxeador beniano José Cuéllar los recursos no le sobran. Es más. Los últimos meses fueron particularmente complicados para su economía familiar, teniendo en cuenta que se instaló momentáneamente en un espacio alquilado de Quillacollo para ir en busca de un presente mejor lejos de su tierra, Guayaramerín, a la que lleva en su corazón.

Pero siempre hay lugar para la empatía y la solidaridad. Y el pugilista, que hace dos años se alistaba con el deseo de ser elegido para participar en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, piensa en su pueblo.

Lejos de Beni y conocedor del momento crítico que atraviesa el departamento del oriente, que colpasó sanitariamente con la pandemia, José decidió actuar a la distancia y promover una consigna para recolectar insumos especialmente dirigidos para los médicos de primera línea que batallan contra el nuevo coronavirus.

El atleta, de 38 años y ganador del cinturón otorgado en el Campeonato Internacional de Boxeo disputado en Chile, en 2019, expresó su gratitud para con la ciudadadanía quillacolleña, que lo acogió  de buena manera e hizo suya la cruzada.

“Me encuentro pidiendo insumos médicos y todo lo que es necesario para atender a los enfermos en Guayaramerín. Ahora, primero es la salud. Por eso estoy en la campaña junto a unos compañeros del Beni. Si Dios quiere, se levanta todo esto, pasa esta pandemia y retornaré a mis actividades, como ha sido siempre”, ahondó José, que no suelta el sueño de pararse encima del ring en una eventual pelea profesional.

De hecho, se estaba concentrando en ese objetivo y ya tenía rival definido, pero el decreto de la cuarentena nacional interrumpió su propósito.

“Entreno en casa. A todo mundo le afectó esto. Estaba listo para entrar a la profesional con un campeón boliviano. Todo se suspendió”.

No renuncia a su plan, pero de momento concentra su esfuerzo en la campaña, en la que también consiguió que intervengan la Policía y la Catedral San Ildefonso. 

“Quiero que todo sea transparente. La gente viene y nos aporta dinero. Vamos comprando los insumos y los trajes para los médicos de a poquito”.

Actualmente no tiene empleo, aspecto que complica aún más su estadía en Cochabamba. Hasta hace unos meses trabajaba como guardia en una discoteca-karaoke. También colaboraba como instructor en el Gym-box San Rafael, pero el gimnasio tuvo que prolongar su cierre.

Es por ello que está decidido a regresar a Guayaramerín. “Estoy con vistas para irme a mi pueblo y estar allá. Acá hay gastos aparte, pago alquiler y no tengo trabajo. Mi meta era quedarme para pelear en la profesional. Gracias a Cochabamba  tengo mi certificado de profesor y ya podré enseñarles en el Beni a mis alumnos”.

En una semana más, José y el grupo de la colecta enviarán lo reunido a Guayaramerín.

Colaboración

Los que deseen “ayudar a ayudar”, pueden contactarse con José mediante el número 67860037.