Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de septiembre de 2020
  • Actualizado 23:43

Bottas se regala una 'pole' por su renovación con Mercedes

Valtteri Bottas piloto de Mercedes. EFE
Valtteri Bottas piloto de Mercedes. EFE
Bottas se regala una 'pole' por su renovación con Mercedes

Valtteri Bottas quiere ser algo más que un escudero. Cuando el viernes ató su continuidad con Mercedes para 2021 dijo que su sueño es ser campeón del mundo y este sábado dio un aviso a su compañero, el seis veces campeón mundial Lewis Hamilton, ganándole una 'pole position' emocionante en Silverstone.

Nadie puede discutir que en este 2020 las clasificaciones son un asunto de familia. En concreto de la familia Mercedes, cuyos dos integrantes se han repartido las cinco 'poles' a razón de tres para Hamilton y dos para Bottas. A estas alturas el año pasado ya se había colado el Ferrari del monegasco Charles Leclerc, pero los del 'cavallino rampante' ven ahora muy lejos las vueltas rápidas.

Convertida la 'pole' en un pulso entre flechas plateadas, Bottas marcó el territorio desde la Q1: mejor tiempo en el primer ensayo (1:26.738) con algo menos de una décima de ventaja sobre Hamilton; lo redondeó en la Q2 con un 1:25.785 que ya le metía medio segundo al líder del Mundial; y lo remató en la Q3.

La pelea fue apasionante. Hamilton dio el primer hachazo con un 1:25.284 con neumáticos blandos y Bottas se quedó 116 milésimas por detrás. El australiano Daniel Ricciardo (Renault) confirmó su buen estado de forma con el tercer mejor 'crono' provisional, aunque a un abismo de un segundo de diferencia, y el alemán Nico Hülkenberg (Racing Point), confirmaba que no venía de sustituto comparsa del mexicano Sergio Pérez -positivo por COVID-19 una semana más- sino que hizo el cuarto mejor registro temporal después de haberse colado entre los dos Mercedes en la Q2 con el segundo mejor tiempo.

El segundo y definitivo asalto a la 'pole' arrancó con sorpresa. En lugar de optar por el neumático más blando, reconocible por la banda roja, casi todos los contendientes optaron por el medio (amarillo), pensando en tener un neumático con más vueltas de vida en la carrera, ya que el caluroso asfalto de Silverstone (Reino Unido) se come rápidamente las ruedas rojas.

Una apuesta pensando en la carrera, pero con la incertidumbre de si serviría esa goma para mejorar el primer tiempo establecido con los neumáticos blandos. Le sirvió a Hamilton, para mejorarse con un tiempo de 1:25.117 que le ubicó temporalmente en el primer lugar.

Pero entonces llegó Bottas, con un registro 63 milésimas más alto que le puso por segunda vez esta temporada en el primer lugar de la formación de salida. La decimotercera 'pole' de su carrera para el finlandés, dos días después de firmar un contrato con la escudería más potente de los últimos años en la Fórmula Uno.

El escandinavo sabe que con esto no sirve y su objetivo será repetir el estreno en Spielberg (Austria) para sumar el noveno triunfo de su carrera. "Cuando empiezas desde la 'pole' tienes que tener la mentalidad de ganar la carrera. Tenemos ritmo, el primer trabajo es salir bien como la semana pasada, y después veremos. La mentalidad es ir a ganar", señaló justo después de adjudicarse el tiempo más rápido de la jornada.

Por su parte, Hamilton aceptó la derrota con deportividad. "Valtteri hizo un buen trabajo y se merecía la 'pole', yo no he hecho una buena vuelta al final", admitió el de Stevenage (Reino Unido), que camina con paso firme hacia su séptimo entorchado mundial, con el que igualaría a un mito, el alemán Michael Schumacher.

El alemán con el que nadie contaba, probablemente ni él mismo a juzgar por sus expresiones nada más bajarse del monoplaza, era Hülkenberg. Por segundo fin de semana seguido al volante del Racing Point debido al segundo positivo en el test de la COVID-19 del mexicano Sergio Pérez, esta vez contaba con una semana de adaptación al 'Mercedes rosa'. Nadie imaginaba que sería tan efectiva.

Ya había avisado 'Hulk' con el segundo mejor tiempo en la Q2, cometiendo la osadía de colarse entre los dos Mercedes, pero su vuelta rápida en los últimos instantes de la Q3 sorprendió a propios y extraños.

"Han sido unos siete u ocho días bastante locos", admitió el piloto teutón tras establecer uno de los mejores resultados en sus diez años en la Fórmula Uno, en los que solo había logrado una 'pole' (Brasil 2010), un segundo (Austria 2016) y un tercero (Italia 2013). "En la Q3 he ido a tope, lo he dado todo y estoy algo sorprendido de estar aquí, pero obviamente estoy sonriendo", dijo.

El tercero de Hülkenberg pone un bálsamo en el agitado garaje de Racing Point, en el ojo del huracán tras ser sancionado por utilizar piezas del Mercedes de 2019 con 15 puntos en el Mundial y 400.000, una sanción "injusta" para la escudería rosa y tibia para el resto de sus rivales. Menos contento estará el canadiense Lance Stroll, al que seguramente nadie le habría podido advertir que el temporero llegado para cubrir a 'Checo' Pérez acabaría sacándole casi medio segundo y tres puestos en la sesión clasificatoria.

Pero si en Racing Point tienen curvas, en Ferrari viven un auténtico drama, personificado en el alemán Sebastian Vettel. El que fuera cuatro veces campeón mundial volvió a quedarse fuera de la Q3 por segunda vez esta temporada, con el duodécimo mejor puesto, aunque finalmente saldrá undécimo por una sanción al francés Esteban Ocon (Renault), castigado con tres puestos menos por obstaculizar al británico George Russell (Williams) en su vuelta rápida de la Q1.

Tampoco el compañero de garaje de Vettel debe estar muy contento, un Charles Leclerc que apenas se tuvo que conformar con ser octavo, por detrás de los Mercedes, el sorprendente Hülkenberg, el ya mencionado Verstappen, el australiano Daniel Ricciardo (Renault), Stroll e incluso el AlphaTauri del francés Pierre Gasly. Un octavo que trasluce la impotencia de Ferrari a una vuelta en este 2020.

En el capítulo de perdedores de la jornada también está McLaren, que claramente no ha mejorado al ritmo que lo han hecho Renault, Racing Point o Alpha Tauri y se tuvo que conformar con el décimo del británico Lando Norris como mejor resultado del día.

Al español Carlos Sainz se la volvió a jugar la mecánica. En este caso fue un sobrecalentamiento de su monoplaza que obligó a abrir las "branquias" que permiten airear la maquinaria de su bólido para evitar males mayores, lo que a su vez le hizo perder agarre y velocidad punta.

"Si queríamos correr mañana teníamos que poner esta configuración y no quedaba otra. Mañana intentaré remontar, igual hoy un poco sorprendido con lo que ha mejorado Renault, Racing Point, AlphaTauri nos ha ganado en la clasificación. Han encontrado algo que nosotros no hemos conseguido encontrar", admitió un resignado Sainz que saldrá duodécimo, contando el puesto ganado por el castigo a Ocon.

Este domingo, de nuevo en el asfalto de Silverstone y con el estado de los neumáticos muy vigilado en todos los garajes por aquello de los pinchazos, Bottas intentará culminar la jugada ganando el Gran Premio del 70 Aniversario, aunque Hamilton -que solo ha dejado escapar una carrera en Silverstone de las últimas siete- no se lo pondrá nada sencillo. ¿Habrá algún animador, llámese Hülkenberg, Verstappen o Ricciardo en este duelo al sol de los Mercedes?.