Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:11

Bayern logra segundo título de la Supercopa

El plantel bávaro superó al Sevilla español (2-1) en el alargue y conquistó su segunda estrella en lo que va de su historia en el certamen.
Los jugadores de Bayern Múnich celebran el título de la Supercopa de Europa.
Los jugadores de Bayern Múnich celebran el título de la Supercopa de Europa.
Bayern logra segundo título de la Supercopa

El Bayern de Múnich tuvo se adjudicó la Supercopa de Europa (2-1), la segunda en su historia, que le confirma como el mejor del continente, ante un Sevilla bravo, sin complejos y que hizo que el conjunto alemán tuviera que sacar todos sus recursos.

Los sevillistas, que ganaron la primera de las seis Supercopas de Europa que jugaron empezaron ganando con el tanto de Lucas Ocamos, de penal, y que con el 1-1 tuvieron alguna que otra para resolverlo, aunque la constancia y recursos alemanes dio frutos con el tanto de Javi Martínez en la prórroga (minuto 104), poco después de salir al campo.

Un equipo como el bávaro, triunfador de la última edición de la Liga de Campeones, de la que tiene cinco trofeos más en su historia y vigente campeón de la Bundesliga, no podía más que dar respeto a los sevillistas.

Cuando transcurrían los 13 minutos, Jesús Navas metió un balón en el área, el neerlandés Luuk de Jong la bajó para que se la quedara Rakitic y a éste le derribara el austríaco David Alaba, un penal que no dudó en señalar el inglés Anthony Taylor y que el argentino Lucas Ocampos no perdonó para poner el 0-1 poco antes del cumplirse el primer cuarto de hora.

Imprevisto e inusual inconveniente para el campeón alemán, la de jugar con el marcador en contra, del que quiso salir con todos los recursos que tiene los de Flick, entre ellos la de sus dos delanteros, como se vio en un pase del polaco Robert Lewandowski a Thomas Müller que estuvo muy cerca del convertirse en el empate, a los 21.

El Sevilla no tuvo mas remedio que recular y confiar en su disposición defensiva, pero ahora el Bayern fue el dominador absoluto y antes de la media hora el lateral derecho francés Benjamin Pavard también estuvo cerca del gol, como poco después en un mano a mano de Lewandowski ante Yassine Bono.

En la segunda parte, el Sevilla quiso mostrar que estaba vivo y en la primera jugada de la reanudación Sergio Escudero metió con intención el balón al área y Kiklas Süle, en su intento de despejar ante la presencia de De Jong.

Hasta la finalización del tiempo reglamentario, ambos cuadros no se hicieron daño y forzaron el alargue.

En el alargue, En-Nesyri se encontró con un palo en un partido ya abierto porque empezaba a verse el miedo a encajar y que eso fuera definitivo, como lo pareció cuando el español Javi Martínez, que había ingresado poco antes, vio la puerta tras un rechace de Bono.

Quedaba poco para concluir la primera parte de la prórroga y el Bayern vio sangre en el herido y desgastado Sevilla, que, no obstante tuvo otros quince minutos para lograr la proeza pero ya sin recursos y fuerzas para lograrlo.