Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de julio de 2021
  • Actualizado 10:01

Atlético Mineiro, a los cuartos tras ganar a Boca en penales

El compromiso terminó igualado (0-0), en la ida y vuelta, lo que permitió definir el boleto a la siguiente instancia del torneo continental con la definición desde los 12 pasos, en el Mineirao.
Jugadores de Atlético Mineiro celebran con el arquero Everson tras vencer a Boca Juniors, durante un partido por los octavos de final de la Copa Libertadores 2021 en el estadio Mineirao de Belo Horizonte (Brasil). EFE
Los jugadores de Atlético Mineiro festejan la clasificación a los cuartos de final. EFE
Atlético Mineiro, a los cuartos tras ganar a Boca en penales

Atlético Mineiro avanzó a cuartos de final de la Copa Libertadores al eliminar por 3-1 en la definición por penales a Boca Juniors, tras empatar 0-0 en el partido de vuelta en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

El Mineiro, uno de los mejores clubes en la fase de grupos, y que había conseguido un empate 0-0 la semana pasada en su visita a Boca en la Bombonera, avanzó gracias a los penaltis anotados por Nacho Fernández, Júnior Alonso y Éverson, mientras que Hyoran y Hulk desperdiciaron sus cobros.

Por Boca Juniors solo anotó Rojo, pues fallaron Villa, Rolón e Izquierdoz.

Tras avanzar en los penales luego de un disputado partido en el que el VAR, como había ocurrido en el partido de ida, le anuló un gol al equipo argentino, el Mineiro se medirá en cuartos de final al vencedor del duelo entre los argentinos River Plate y Argentinos Juniors.

El Mineiro comenzó presionando desde el pitido inicial en un intento de abrir el marcador prematuramente, pero el Xeneize buscó neutralizar al rival y apelar al contragolpe para intentar romper el cero.

El técnico de Boca, Miguel Ángel Russo, en una apuesta por administrar el empate sin goles y forzar los penales, sacrificó a Riasco para la entrada de Orsini.

Por su parte, el entrenador del Atlético Mineiro, Cuca, introdujo varios cambios para darle más poder ofensivo a su equipo comenzando por la entrada del atacante Sasha, que permitieron a los locales mantener la presión, pero sin generar peligro.

En los últimos minutos los estrategas, pensando más en la definición por penales, hicieron varios cambios que no alteraron un partido que tuvo nueve minutos de reposición.

El compromiso de vuelta se disputó en el estadio Mineirao de Belo Horizonte sin espectadores y con el festejo prolongado del plantel brasileño.