Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 23:31

No vidente que soñó con los Paralímpicos peregrina por puesto en el mercado; advierte con huelga

Ramiro Huanco, el velocista con ceguera que en 2019 exhibió su ilusión de exportar su talento, denuncia discriminación, pues desde 2020 tramita un espacio para vender artículos de limpieza en Villa Sebastián Pagador y "le dan vueltas". Junto a unos amigos que apoyan su causa, analiza asumir medidas extremas en la Alcaldía.
Ramiro Huanco, velocista cochabambino. Opinión
Ramiro Huanco, velocista cochabambino. Opinión
No vidente que soñó con los Paralímpicos peregrina por puesto en el mercado; advierte con huelga

Desde junio de 2020, tres meses después de que el entonces gobierno interino decretase el principio de la serie de cuarentenas, Ramiro Huanco, un destacado deportista no vidente de la zona sur, activó las gestiones para intentar que un puesto en el mercado 10 de Febrero le fuera promovido a su favor.

Su principal fuente laboral, la fabricación de bastones artesanales para personas sin visión, no daba rédito. La exposición de personas en las calles era menor debido a las restricciones por la pandemia y ello golpeó de forma directa en su trabajo, el único con el que Ramiro contaba para subsistir. No había clientes.

Preocupado, Ramiro se movió. Observó que hacerse con uno de los puestos vacantes en el mercado (en la planta baja) podía ser útil para que allí ofreciera productos del rubro de limpieza como detergente, pañales y papel higiénico, pero hasta la fecha nada se ha concretado. La conclusión que obtiene de todo esto es que él se encuentra ante una situación de discriminación, por lo que analiza manifestar su descontento y desesperación mediante una huelga de hambre frente a la Alcaldía de Iván Tellería, si no atienden su petición, que -considera- por norma le corresponde.

"Había seis puestos vacantes en planta baja, mientras que en la alta, otros más. El número 48 era accesible para mí, pues se encontraba vacío en junio. Ahora lo están armando para vender cubrecamas. El jefe de mercados fue a inspeccionar y me dijo que mi solicitud tenía respuesta negativa, ¿dónde quedo yo? Soy un ciudadano, hago deporte, represento a Cochabamba. Con eso podría mantenerme. Antes trabajaba (con los bastones) de algo y ahora me limita la pandemia. El puesto es del municipio de Cochabamba, lo construyó la Alcaldía con recursos de la población, entonces ¿por qué no se viabiliza para mí? Según la ley, las personas con discapacidad pueden ocupar un porcentaje dentro de mercados nuevos. Hay papeles, pero en la realidad no se cumple con nosotros. No existe apoyo para las personas con discapacidad. Cada vez que voy me dicen vuelve, estamos en pandemia", lamenta el velocista, que en 2019 le contó a OPINIÓN, con mucho ánimo, que su sueño más grande era asistir a los Juegos Paralímpicos. 

Dijo haber enviado notas al Concejo Municipal, a la Alcaldía, la Intendencia y a la Defensoría del Pueblo. No ha obtenido respuestas alentadoras. "Soy un ciudadano, un ser humano, ¿yo dónde quedo? Tengo derechos. Los papeles cantan. Los artículos hablan de la discapacidad, pero no se cumplen. El Concejo debe ayudarnos como fiscalizador. Hay muchas personas con discapacidad que se encuentran en situación muy difícil".

Si no hay cambios, Ramiro asumirá medidas con mayor tenor. Una de las que contempla es hacer una huelga de hambre frente a la Alcaldía. Algunos de sus amigos lo acompañarán. También previó presentarse en la Intendencia, instalarse y quedarse allí. "Pienso entrar a la Intendencia y no salir, o irme a la plaza principal y quedarme en la Alcaldía hasta que la respuesta sea positiva. No me dan respuesta, me quedo y vivo adentro. No me queda otra porque me gusta hacer deporte. No puedo solventar a mi entrenador".

Huanco (tercero de izquierda a derecha), en un partido de goalball. Archivo