Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 11 de julio de 2020
  • Actualizado 14:16

Aramayo prevé modificaciones en el sistema de la Copa Simón Bolívar

Debido a la demora en el inicio del torneo de ascenso y no conocer una fecha para el retorno a las actividades, la Federación Boliviana de Fútbol anticipa modificaciones en la convocatoria e incluso en el número de equipos participantes.

Rolando Aramayo, director de la División Aficionados de la FBF. APG
Rolando Aramayo, director de la División Aficionados de la FBF. APG
Aramayo prevé modificaciones en el sistema de la Copa Simón Bolívar

El presidente de la Comisión de Competiciones de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Rolando Aramayo, aseguró que el sistema de campeonato de la Copa Simón Bolívar sufrirá modificaciones considerando que el certamen debía iniciarse en abril, pero aún no comenzó debido a la cuarentena por la COVID-19.

El torneo de ascenso a la División Profesional tenía previsto arrancar con la participación de 37 planteles, que contemplaba a los campeones, subcampeones, terceros y a los equipos provinciales, pero no tener una fecha definida para el inicio de las actividades deportivas en el país, hace suponer que habría cambios en la convocatoria y, posiblemente, reducir el número de participantes.

“La Copa Simón Bolívar tenía que comenzar en abril, pero ya nos hemos salido de ese margen y, por tanto, el sistema de campeonato tiene que ser revisado. Todo dependerá de la autorización del Gobierno para reanudar con los entrenamientos y los partidos oficiales”, declaró el federativo.

La primera fase del torneo de ascenso debía comenzar con la participación de los nueve campeones provinciales. Luego era el turno de los terceros de cada asociación, después la competencia pasaría a la ronda de grupos con los campeones y subcampeones departamentales, además de los ganadores de las anteriores etapas. La Copa tendría una duración aproximada de ocho meses.

“Si nos permiten jugar desde octubre, como anticipó el ministro de Deportes, Milton Navarro, es poco probable jugar con 37 equipos, entonces se debe modificar el número de participantes y el sistema. Todo ese análisis se hará en un Consejo Superior de la División Aficionados y, por consenso o mayoría de votos, se reformará la convocatoria de la Copa”, dijo.

Aramayo, también explicó que los clubes en coordinación con sus asociaciones tienen que compartir los gastos para el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad que será una exigencia para llevar adelante el campeonato.

“Los equipos participantes ahora tiene que pensar en las recomendaciones de prevención. Por mucha aspiración que tengan de llegar al fútbol profesional, un equipo no podrá invertir 15 o 20 mil dólares para iniciar el torneo y durante el tiempo que dure la Copa”, acotó.

El federativo explicó que parte de los recursos que fueron entregadores por la Conmebol y la FIFA a las asociaciones debe ser invertido en los insumos de bioseguridad para que los jugadores vuelvan a las canchas.