Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:24

Apoyo de Romel Quinóñez al MAS genera ira

Captura del spot proselitista difundido a través de redes sociales.
Captura del spot proselitista difundido a través de redes sociales.
Apoyo de Romel Quinóñez al MAS genera ira

El arquero Romel Quiñónez causó “furor” en las redes sociales ayer por un video en el que pide el apoyo de la gente para Alpacino Mojica, candidato a diputado del partido de Gobierno, elMovimiento Al Socialismo (MAS), por la Circunscripción 46 de Santa Cruz en los próximos comicios electorales, que tendrán lugar el 20 de octubre.

“Conozco al candidato Alpacino y he visto que él apoya mucho a la juventud, a los niños y al deporte. Me siento identificado porque es una persona con muchos sueños y te invito a que lo apoyes para que pueda llegar el desarrollo a la Pampa de la Isla y a la C-46”, dijo el deportista cruceño en un spot publicado en las redes sociales del candidato.

Las repercusiones estuvieron a la orden del día tanto por parte de aficionados al deporte como algunos periodistas.

“No se debe mezclar el fútbol con la política”, escribió el conductor de televisión Gabriel Nogales, en su página de Facebook.

Otros internautas aseveraron que Quiñónez “es libre de apoyar a quien mejor le parezca” y que el resto “debe respetar su decisión”. 

Por su parte, varios socios del club albiverde expresaron su reproche por el accionar del jugador y pidieron al presidente del club, Ronald Raldes, que “tome las acciones para sancionar y recapacitar” a Romel.

“Los socios e hinchas del club Oriente Petrolero rechazan y repudian la manifestación pública y campaña política de Quiñónez”, expresó el segundo párrafo de la misiva entregada al titular verdolaga.

A tiempo de señalar el hecho como algo “por demás ingrato”, los socios exigen “prohibir efectuar cualquier manifestación pública de carácter político” a los jugadores del club refinero, que viene de lograr un triunfo (0-1)  ante Real Potosí, en la Villa Imperial.