Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de agosto de 2020
  • Actualizado 14:58

Ajedrecista Cordero: “Habría que apostar por la salud de manera honesta”

La cochabambina, parte del equipo titular que competirá en la primera Olimpiada Mundial online, estudia de lleno el aspecto táctico. Sabe que el reto se enfocará en la toma de decisiones, teniendo en cuenta que las partidas serán por tiempo muy limitado. Hace un análisis del presente del país y cree que las elecciones dependerán de la evolución de la pandemia.
La ajedrecista cochabambina Daniela Cordero ensaya una partida en compañía de su gatita.  Crédito- Gentileza Daniela Cordero
La ajedrecista cochabambina Daniela Cordero ensaya una partida en compañía de su gatita. Crédito- Gentileza Daniela Cordero
Ajedrecista Cordero: “Habría que apostar por la salud de manera honesta”

La Maestra Internacional (MI) Daniela Cordero confiesa que el confinamiento dado por la pandemia no afectó su rutina en demasía por dos factores principales: el hecho de que trabajó bastante el aspecto mental propio y porque los ajedrecistas, en general, están acostumbrados a concentrarse por horas en una partida frente a la computadora.

Psicóloga de profesión y apasionada por las estrategias frente al tablero bicolor, la cochabambina está emocionada, pues en dos semanas se encontrará en acción dentro de la primera Olimpiada Mundial online, evento que se presenta como inédito y en el que podrá sumar mayor roce frente a Grandes Maestros (GM) a los cuales admira.

Cuando se enteró de que el torneo (de no ser por la crisis sanitaria en el mundo se habría llevado a cabo en Rusia) no se cancelaría y se adaptaría a la plataforma virtual, Daniela se enfocó por completo en imaginar y trazar la aventura. Y confirmada en el equipo titular, la MI trabaja en agilizar la toma de decisiones. Es consciente de que el tiempo será muchísimo menor y que deberá acompañar los movimientos con calidad.

Cree que haber contado con el apoyo de un psicoanalista le fue muy útil para atravesar la cuarentena, con el estrés anímico que ello implica.

Con respecto al presente del país, la ajedrecista se anima a exteriorizar algunas conclusiones. Observa que existen “casos cuestionables” sobre el manejo de la economía y considera que es necesario contar con autoridades gubernamentales elegidas.

P: Hemos escuchado varias noticias buenas del ajedrez boliviano…

R: Sí. Las circunstancias nos llevaron a migrar del tablero a las plataformas virtuales, lo que fue un beneficio para el deporte porque se realizó más cantidad de torneos y talleres por internet. En Bolivia tenemos a un Gran Maestro (GM), que es Osvaldo Zambrana, pero más no. Algunas personas que gustan pasar clases con GM pueden acceder a esa posibilidad por medio de la web. Es mi caso. Mi entrenador es ruso y nos ayudó mucho esta facilidad. También tuvimos la chance de desarrollar el Primer Ciclo de Conferencias Solsticio Ajedrecístico. Lo hemos organizado Alexandra Prado, Carla Borda y yo. Sobrepasó las expectativas porque se adhirieron varios maestros del exterior.

P: Eres parte del equipo elegido para competir en el Mundial…

R: Sí. Nos ha sorprendido porque ya habían anunciado que se cancelaría el torneo, que debía ser en Rusia, pero sacaron hace poco la convocatoria de la Olimpiada virtual. Cambió totalmente, porque ahora será a un ritmo rápido. Antes se podía jugar una partida en unas seis horas. Ahora, calculo que va a durar una hora como máximo.

P: ¿Hay más presión?

R: Posiblemente sí en cuanto a la capacidad de decisión y la calidad. Estamos alegres de que se pueda realizar un evento tan bonito, que nos permite entrenar y es un lazo que se crea entre los mejores de cada nación.

P: ¿Cambió tu preparación considerando este aspecto?

R: Además del ritmo, hay que tener en cuenta el tema de la plataforma. Sucede que estamos acostumbrados a usar programas de computadoras. Tanto cambio no existe, pero la preparación varía. No es lo mismo jugar tres horas que 15 minutos y algunos segundos por jugada.

P: ¿Cómo ves tus chances?

R: Estoy emocionada. Desde que me enteré que voy a ser parte del equipo estuve revisando la táctica. Espero hacerlo lo mejor posible. De Cochabamba jugaremos Jessica (Molina) y yo.

P: ¿Ser titular representa un plus de responsabilidad?

R: En parte, sí, pero suele haber compañerismo cuando se juega en equipo. Hay bastante nivel en Bolivia. Imagino que los que clasifiquen para integrar el team suplente, lo harán muy bien.

P: ¿Cómo has pasado este proceso? Vamos por el cuarto mes en cuarentena…

R: Ha cambiado para todos, pero, tal vez, un poco menos para los ajedrecistas. Estudiamos en la computadora casi todo el tiempo. Estamos acostumbrados a quedarnos seis o siete horas en una sola partida. Podemos estar más tranquilamente en lugares cerrados.

P: En lo anímico y mental, hay factores adversos…

R: Es cierto. Traté de llevarlo lo más tranquila posible. Me ocupé de cosas que me gustan: mis animales, mis libros y estudios. Intenté estar concentrada en cosas positivas. Vivimos una situación de incertidumbre. Eso genera angustia. Por ello es importante el trabajo psicológico que puedan hacer no solo los deportistas, sino la población.

P: ¿Estar ligada a la psicología te representa un beneficio para manejar el presente?

R: Tal vez, más a mi favor tiene el hecho de que yo misma estuve trabajando sobre mi persona asistiendo a citas con una psicoanalista. Eso es vital para el atleta. A la población le recomiendo consultar con un profesional. Pienso que si no hubiera hecho ese trabajo antes no me habría estado yendo de la manera en que me va. Siento que trabajé lo suficiente sobre mi persona. Estudiar psicología aporta, pero sirve asistir a un apoyo psicológico, aun siendo profesional en la materia.

P: El viernes asumió Augusto Chávez como viceministro de Deportes, ¿cómo observas esta figura?

R: A nivel de Ministerio de Deportes no había mucho apoyo. Por unos ocho años, no otorgaba desembolso al ajedrez. La Federación no gozó de ningún presupuesto por parte de esa cartera. Al principio decían que se debía a problemas con los informes económicos de la anterior gestión, luego, por la personería jurídica. La Federación cumplió, pero nunca llegó el apoyo económico. En ese sentido, no cambió mucho la figura. Con miras a futuro crece la preocupación. Antes existía una autoridad que podía luchar por los derechos del deporte y ahora el trabajo se limita. Quisiera aclarar, para ser justos con todos, que la ex Villa Suramericana fue de mucha utilidad cuando se hicieron torneos de amplia magnitud, como la Olimpiada Nacional y el Sudamericano Sub 20. Fueron dos torneos que hubiera sido imposible hacerlos sin esa infraestructura. En ese sentido, el Gobierno colaboró.

P: ¿Te animas a hacer una reflexión en cuanto al presente de Bolivia en materia política?

R: Estamos en una situación muy crítica. Es importante que se cumplan con los requisitos de un Gobierno transitorio porque todas las decisiones que se tomen en este momento van a afectar a futuro. Es elemental tener la legitimidad del Gobierno para tomar decisiones más drásticas. El hecho de que hayan quitado el Ministerio de Deportes y el de Culturas me parece que puede darse porque estamos en crisis. Sin embargo, me pareció injusto el mensaje implícito. Por otro lado, el tema de reducir un porcentaje en el sueldo de todos los funcionarios públicos no me parece deschavetado, sino ideal. Hemos visto muchos casos cuestionables sobre el manejo de la economía que están en proceso de investigación. Y esas situaciones de gastos en militarización y armas me parece que no era primordial. Habría que apostar por la salud de manera honesta.

P: ¿Estás de acuerdo con que las elecciones se concreten el 6 de septiembre?

R: Por el momento, imagino que puede ser, pero habría que ver cómo vamos evolucionando en la pandemia y analizar qué medidas se pueden evaluar. Creo que el tiempo lo dirá. En principio, si las elecciones se pueden realizar, sería ideal porque es importante que tengamos un Gobierno elegido por el pueblo para que tome las decisiones necesarias.