Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

Abi, bicampeona panamericana: “La crisis tocó nuestro capital. Como somos una familia grande, tratamos de reducir carnes”

La cochabambina, de 18 años, le contó a OPINIÓN DIGITAL que su núcleo familiar se sostiene de ahorros ante el confinamiento. La ciclista no pisa la calle desde que empezó la cuarentena para precautelar la salud de sus papás.
 
Abigail Sarabia, múltiple campeona de los Plurinacionales. OPINIÓN
Abigail Sarabia, múltiple campeona de los Plurinacionales. OPINIÓN
Abi, bicampeona panamericana: “La crisis tocó nuestro capital. Como somos una familia grande, tratamos de reducir carnes”

Si las condiciones fueran otras, las “normales”, la ciclista cochabambina Abigail Sarabia estaría en estos momentos “rodando” en la calle. Sin embargo, la coyuntura obliga a que todo lo proyectado se haya ido por los suelos. 

La pedalista, bicampeona panamericana juvenil, afronta este periodo crítico junto a sus padres José y Raquel; y sus hermanas Rebeca, Micaela, Sharon y Josué. Todos, congregados en una casa situada en Quillacollo.

Ellos se caracterizan por ser emprendedores. La mejor solución que encontraron para intentar llevar adelante el momento difícil ha sido echar mano a los ahorros, fondo común en el que, incluso, Abi aportó con su cuota.

En segundo plano han quedado las competencias. Así lo entiende la ciclista, múltiple campeona de los Juegos Plurinacionales, quien prefiere que el dinero familiar se agote en el día a día en lugar de que alguno de los integrantes se exponga en la calle. La misión principal es cuidar de los padres.

“Ahora nosotros estamos viviendo con los ahorros que teníamos. Esto nos toca nuestro capital. Como somos una familia grande, reducimos carnes. Solo sale una persona los días necesarios. De hecho, yo no voy a la calle desde que empezó la cuarentena. Es por el miedo de traerles el virus a mis papás. Tengo defensas. Los que me preocupan son ellos. Preferimos gastar ese dinero a que alguien se arriesgue a salir y traiga el virus a la casa. Las bicis ya pasaron, lo que importa es la familia”, asegura Abigail, de 18 años.

Las bicicletas permanecerán guardadas hasta que llegue el momento de desempolvarlas y retomar los “entrenos” en la ruta o en la pista. Abi cuenta que aún hay otras que tanto ella como sus hermanas consiguieron como premio en algunas contiendas. Si existe la necesidad de venderlas, lo harán. “Son bicis que nos regalaron en carreras por haber ganado. Tenemos una tres. Cuando se pueda, pensamos venderlas y recuperar (dinero)”.

La bicampeona panamericana entrena en su el patio de su vivienda. Intenta controlar la ansiedad para no sumar kilos. “De la nada agarras algo y te lo metes en la boca, pero estamos manteniendo el peso”.