Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 19 de octubre de 2019
  • Actualizado 13:46

Nosiglia no frena y sube seis puestos

El menor de los “cachorros” terminó la etapa 4 en la posición 22, y eso le ayudó a escalar en la tabla general del Rally Dakar. 
Nosiglia no frena y sube seis puestos



A pesar de lo que ocurrió con su hermano Walter (accidentado) y el abandono de su papá, el piloto Daniel Nosiglia no dudó en acelerar en la etapa 4 del Rally Dakar y acabó en la casilla 22, lo que le permite subir al puesto 17 de la general.

El menor del Team Nosiglia dedicó la jornada de ayer a su familia, después del incidente que tuvo su hermano en la etapa 3 (fractura en el brazo y en vértebras). “Me dolió mucho saber lo que le pasó. Este buen rendimiento va para él y mi papá”, dijo el piloto de la máquina #28.

La carrera la tomó con mucha ambición. La idea era mejorar el puesto 32 que consiguió el miércoles entre San Juan de Marcona y Arequipa (etapa 3). En la víspera lo logró, pues arribó en el puesto 22, con un tiempo de 4 horas con 9 minutos y 11 segundos, a 28 minutos del vencedor de la jornada, el estadounidense Ricky Brabec (03:40:30). El recorrido de ayer fue entre Arequipa y Moquegua, con 511 kilómetros totales, 405 de ellos fueron cronometrados.

La posición lograda ayer le permite escalar seis puestos en la general. De la casilla 23 pasó a la 17, por encima de la española Laia Sanz (KTM Factory) y el francés Michel Metge (Sherco TVS).

Para el piloto, la jornada fue redonda, pues no tuvo ningún daño considerable en su máquina y podrá ponerla a punto para la etapa 5 de hoy, que se correrá entre Moquegua y Arequipa, con 431 kilómetros de enlace y la misma cantidad de cronometrados (especial).

La mirada para el piloto boliviano está en superar lo conseguido en la edición 2018, en la que terminó en el puesto 13 de la general. Por el momento está a cuatro casilla de igualar ese registro, pero aún faltan seis etapas y las más complicadas recién están por venir. El nacional aprovechará el día de descanso (mañana) para recuperar energías y seguir su marcha.