Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:40

EQUIPO BOLIVIANO-FINAL

Cachorro toma la posta Bulacia se venga del 2011

Fueron los mejores del team. Daniel Nosiglia honró a su padre y al país con el puesto 13 en motos, mientras que el cruceño, en autos, despidió su presencia en el Dakar con la casilla 14. Hace siete años, había abandonado en su debut por la muerte de su papá.
Cachorro toma la posta Bulacia se venga del 2011



“Tomo tu posta y de acá en adelante voy con cabeza fría hacia el objetivo, que es la meta en Córdoba”. Y así fue.

El Cachorro Daniel Nosiglia supo de qué hablaba cuando, hace unos días, decidió publicar esas palabras en las redes sociales, minutos después de que su padre Walter dejara el Dakar 2018 por un edema pulmonar.

Tomó la posta que el Lobo del Desierto había dejado en el camino. La limpió, la cuidó y la presentó ayer en la meta final del raid, en la provincia argentina de Córdoba, donde lo esperó la comunidad boliviana que radica en esa ciudad. El muchacho, de 23 años, acabó en el puesto 13 de la general de motos, a solo tres escalones del Top 10 ansiado, el objetivo que se forjó conforme transcurrieron las 14 etapas de la versión 40 dakariana, la décima en Sudamérica.

Dani, que en 2017 ya dio luces de sus aptitudes, esta vez fue más lejos, tanto que el equipo europeo de KTM puso sus ojos en él y quiere ficharlo.

Su inclusión oficial o no podrá ser conocida en cuestión de días o semanas. Lo cierto es que es la revelación nacional en el Dakar.

Reivindicó la suerte de su padre y también la de su hermano Walter Jr., quien tuvo que abandonar la competencia el 9 de este mes, cuando se lastimó la muñeca.

Daniel fue uno de los cuatro “sobrevivientes” que llegaron a Córdoba. Los otros nueve quedaron en el camino, ya sea por problemas mecánicos, por romper chasís o porque la salud no los acompañó.

DEL FALLECIMIENTO DE SU PADRE AL TOP 15 Marco Bulacia (autos), Leonardo Martínez y Hernán Paredes (cuadriciclos) completaron el pequeño listado de los que terminaron la contienda. Y es el cruceño Bulacia el que merece un apartado especial. El piloto de Ford, junto al argentino Eugenio Arrieta, vengó aquel debut doloroso que tuvo en 2011, cuando decidió bajarse del rally porque se enteró que su padre había fallecido. Se trataba de un estreno con sabor amargo.

Un año después abandonó y desde 2013 hasta 2017 tuvo actuaciones regulares, aunque nunca había logrado estar entre los 15 mejores.

Esta vez lo hizo. Cerró (para siempre) su presencia en la competencia más dura del mundo con el puesto 14. Un adiós por demás memorable.

Por su parte, Martínez (CAN-AM) culminó en la casilla 23 de quads, con un tiempo de 86 horas con 33 minutos y 29 segundos. Una ubicación detrás estuvo el paceño Hernán Paredes, el único debutante nacional que logró arribar a la meta. El participante sumó 100 horas con 29 minutos y 41 segundos.