Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 09:11

The Flaming Lips desafía a la COVID-19 con el primer concierto en vivo con burbujas personales

La banda de Oklahoma tomó este concepto gracias al vocalista Wayne Coyne, quien en el pasado solía utilizar una burbuja personal para rodar entre la audiencia.
Captura de la presentación en vivo de The Flaming Lips en Oklahoma. Captura Instagram
Captura de la presentación en vivo de The Flaming Lips en Oklahoma. Captura Instagram
The Flaming Lips desafía a la COVID-19 con el primer concierto en vivo con burbujas personales

Actualmente, la industria de la música en vivo se encuentra completamente paralizada por la pandemia del coronavirus. Ante esta problemática, la agrupación de rock psicodélico, The Flaming Lips ingeniaron una manera temporal de poder realizar presentaciones de una manera que garantice la seguridad de sus asistentes estrenando el primer concierto en burbujas personales, según se presenció en su show en vivo transmitido por Instagram el fin de semana.

La agrupación tomó este concepto gracias al vocalista Wayne Coyne, quien en el pasado solía utilizar una burbuja personal para rodar entre la audiencia durante algunos números especiales en sus conciertos.

Los miembros de la banda encontraron la forma de mantener a la audiencia en un ambiente seguro de COVID-19 al poner a cada uno de los asistentes en su propia burbuja inflable, la cual se encontraría completamente sanitizada. El concierto se llevó a cabo en la ciudad de Criterion, en el estado de Oklahoma, Estados Unidos con un total de cien burbujas en las que podrían estar hasta tres personas. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Wayne Coyne (@waynecoyne5)

Añadiendo un mayor nivel de seguridad, cada miembro de la agrupación contó con su propia burbuja individual. También realizaron un homenaje al compositor Daniel Johnston en el marco del que hubiera sido su cumpleaños 60, interpretando el tema “True Love Will Find  You In The End”.

Se reporta que el concierto contó con un equipo de grabación profesional, lo que sugiere que dicho material podría ser lanzado al público en un futuro cercano.

Con el apropiado mensaje de "f... y... COVID-19", es como The Flaming Lips puso en marcha esta dinámica que si bien no representa una alternativa para la industria de los conciertos durante la pandemia, si continúa amplificando la visión bastante ambiciosa, interactiva y colorida que tiene la banda.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by Wayne Coyne (@waynecoyne5)