Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 10:26

TRAS UN AÑO Y MEDIO DE PARALIZACIÓN EN EL ÁMBITO CULTURAL

Teatro, cuentacuentos y otras actividades vuelven a escena

Colectivos de artistas reanudan desde septiembre, mes de Cochabamba, las presentaciones presenciales, para recuperar el tiempo perdido y llegar directamente a su público.
Niños escuchan un cuento narrado por José Marcelo Revollo.     ATITECUENTO
Niños escuchan un cuento narrado por José Marcelo Revollo. ATITECUENTO
Teatro, cuentacuentos y otras actividades vuelven a escena

Desde marzo de 2020, cuando se decretó la primera cuarentena rígida en el país, a causa de la pandemia del coronavirus, la mayor parte de las actividades culturales, cuando no todas, quedaron en statu quo, como medida de prevención para evitar contagios con esta enfermedad.

En las últimas semanas, y toda vez que los casos de COVID y de muertes han disminuido ostensiblemente, las actividades culturales empezaron a ganar nuevamente los escenarios, con funciones en las que se toma en cuenta solo el 50% del aforo del escenario y, en algunos casos, se ha optado por realizar los espectáculos al aire libre para minimizar los riesgos de contagio.

Otra alternativa por la que han optado los artistas es continuar con sus actividades creativas mediante diversas plataformas para llegar a su público vía online, mediante redes sociales, Instagram, YouTube, entre otros.

Y, aprovechando septiembre, mes aniversario de Cochabamba, varios colectivos de artistas han decidido retornar a las actividades presenciales o, en su caso, fortalecer los eventos en línea.

CUENTACUENTOS Una de las actividades que ganó terreno en el escenario cultural de Cochabamba es el de los cuentacuentos. El colectivo ATiTeCuento es un referente que la logrado posicionarse, desde su fundación en 2015, en diferentes escenarios, con sus presentaciones y la organización de festivales internacionales.

Uno de los representantes de ATiTeCuento, José Marcelo Revollo, manifiesta que los cuentistas retomaron las actividades presenciales este mes, aprovechando que Cochabamba celebra sus efemérides departamentales, para lo cual se realizan presentaciones en las subalcaldías del municipio, en espacios abiertoS, “con el objetivo de que la familia pueda asistir” sin riesgo de contagio.

Las presentaciones se realizan los sábados.

Tras el descenso en el número de casos, los cuentistas vuelven a las actividades presenciales, convocando a grupos no muy numerosos de espectadores, siempre con el objetivo de salvaguardar la salud de la población.

Revollo señala que, durante las prolongadas cuarentenas que se implementaron en el país, este colectivo continuó vigente mediante su página de Facebook, en cuyo espacio no solo organizaron algunas presentaciones vía online, sino también que representaron a Bolivia en diferentes encuentros, festivales “e incluso maratones de lectura, para seguir en vigencia y que el retorno con público presencial sea mucho más amigable”.

ATiTeCuento tiene una actividad grande entre el 18 y 24 de octubre, la Quinta Versión (on line) del Festival Internacional de Narración Oral ATiTeCuento.

En este festival se realizará un taller dirigido a profesores, educadores y bibliotecarios.

Revollo puntualizó que, además del festival internacional que se realizará del 18 al 24 de octubre, ATiTeCuento está retomando la presentación mensual de cuentos, cuya fecha tentativa es el mes de noviembre.

“El público está ansioso de consumir, nuevamente, arte después de tanto tiempo, no solo a nivel de cuentacuentos que es un arte vivo, sino también teatro, música, entre otros”, manifestó.

LECTURA Y TEATRO La Pequeteca es un emprendimiento dirigido especialmente a niños y bebés, que también reanudará en los próximos días sus actividades presenciales, sin descuidar los talleres online que realiza desde el año pasado.

La encargada de La Pequeteca, Ana Balletta, adelantó que se planifica retomar las actividades de forma presencial con las sesiones de literatura para los padres y sus bebés, al aire libre, en un amplio jardín, con el fin de resguardar la salud de los participantes, para lo cual se contarán con todas las medidas de bioseguridad.

Y a partir de octubre se reanudarán las actividades presenciales con niños, en los diferentes talleres, tanto de teatro y lectura, entre otros.

Balletta señala que empezó con las actividades virtuales en La Pequeteca después de que se decretaron las cuarentenas, desde abril de 2020, para lo cual tuvo que implementar varios cambios en cuanto a la modalidad.

Sus talleres en línea, en una primera etapa, estuvieron dirigidos a los adultos, profesores y educadores que trabajan con niños, con temas relacionados a la narración oral, animación a la lectura y el cuento como herramienta pedagógica.

A finales de 2020 retomó actividades virtuales para niños de entre 6 y 11 años, con un club de lectura que tuvo “éxito” y se trabajó en tres grupos.

Otro taller es el de Improvisación teatral para niños de 6 a 11 años que se realiza del 11 de septiembre al 23 de octubre.

Balletta puntualiza que la ventaja de trabajar de forma virtual es que puede tener al mismo tiempo a niños de diferentes ciudades del país.

MARTADERO El Proyecto mARTadero es otro centro cultural que retomó las actividades presenciales. Un ejemplo de ello es la presentación de la obra “El Desolado”, una adaptación de Frankenstein, que se pondrá en escena hoy y el sábado 18 y domingo 19 de septiembre, a las 19:00 horas.

“El Desolado” es una obra del taller de teatro “La escena y su construcción”, con la dirección de Jorge Alaniz.

El proyecto mARTadero señala que por la situación sanitaria de la pandemia, el cupo será limitado y las personas deberán asistir a las funciones con su carnet de vacunación (impreso o digital), barbijo y mantener la distancia social.

ALIANZA FRANCESA Esta institución reanudó también las actividades presenciales en sus oficinas de la calle La Paz 784 casi Crisóstomo Carrillo.

Una de las últimas actividades fue una exposición de fotografías de Ulises Cabrera, en su galería Christian Valbert.