Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de noviembre de 2019
  • Actualizado 05:07

ARTES VISUALES /// EL REALIZADOR RUSO COMPARTE MUESTRA CON ARTISTAS PERSEGUIDOS.

Tarkovski vuela con los pintores soviéticos

Tarkovski vuela con los pintores soviéticos


El célebre realizador ruso Andréi Tarkovski (1932-1986) se da cita en una exposición con 14 pintores contestatarios soviéticos entre las décadas de los años 60 y 80 del siglo pasado en un intenso diálogo que debate sobre la libertad de la creación con imágenes en movimiento, música y artes plásticas.

“La esencia de este proyecto es la libertad interna de creación que permitió unir al cine de Tarkovski con la obra de los pintores no oficiales de la segunda mitad del siglo XX”, declaró a EFE Natalia Opáleva, la productora de la exposición “Vuelo Libre” que acoge la galería Tretiakov de Moscú .

La exposición recoge obras de Dmitri Plavinski (1937-2012), Piotr Belenok (1938-1991), Anatoli Zverev (1931-1986) o Francisco Infante (1943-), hijo de un emigrante político español en Rusia, entre otros.

Los artistas presentados en la exposición sufrieron la profunda incomprensión y el acoso de las autoridades soviéticas, que no eran capaces de aceptar un arte más allá del realismo socialista.

Una de las historias más tristes y vergonzosas de aquel oscuro período fue la llamada "exposición de los bulldozer", una muestra callejera de artistas abstractos organizada en septiembre de 1974, que fue destruida violentamente por la policía, lo cual generó un gran rechazo de la comunidad internacional.

"Muchos de los artistas tuvieron que emigrar de la Unión Soviética después de esto", señala la productora, "y cuando preparábamos esta exposición, adquirimos un bulldozer que fue decorado con grafitis y banderas de los países a donde marcharon estos pintores", explica.

Para Opáleva, se trata de una metáfora sobre la capacidad del arte de prevalecer ante las dificultades.

Un conjunto de enormes piezas multimedia hilvana fragmentos de obras del director ruso con imágenes de pinturas de los pintores, todo sumergido en la sobrecogedora atmósfera de las bandas sonoras de sus filmes.

La exposición, dividida en tres zonas temáticas, abre con "Irrupción en el pasado", conjunto concebido en 2017 que une fotogramas y proyecciones del filme Andréi Rubliov y aguafuertes sacros de Dmitri Plavinski.

La segunda parte de la muestra alude al presente de estos creadores, inscritos en "el siglo de las catástrofes, de los sucesos de envergadura, cataclismos, tragedias", explica la productora de la exposición.

En la tercera parte de la exposición, la sala se convierte en la nave que aparece en Solaris, y mientras en sus paredes se pueden ver las obras de 12 pintores contestatarios soviéticos, por las escotillas se pueden observar sus obras en movimiento.