Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 13:26

Sobodaycom cobra tarifario para conciertos en línea y desata rechazo de artistas

Los precios van desde los 100 hasta los 300 bolivianos, dependiendo si el evento o​nline cobra o no entrada y de acuerdo al precio de los boletos. 
El músico El Papirri, en un concierto organizado en su Facebook Live.
El músico El Papirri, en un concierto organizado en su Facebook Live.
Sobodaycom cobra tarifario para conciertos en línea y desata rechazo de artistas


Varios músicos, asociaciones y colectivos de compositores se están pronunciando en redes sociales denunciado el lanzamiento de un tarifario de la Sociedad Boliviana de Autores y Compositores (Sobodaycom), cobrando a artistas que realicen conciertos en línea, por derechos de autor.

Los precios van desde los 100 hasta los 300 bolivianos, dependiendo si el evento o​nline cobra o no entrada y de acuerdo al precio de los boletos. 

Organizaciones como Festivos Sureños de Bolivia, o músicos como Wally Zeballos, Alexander Iturralde y miembros de la banda Efecto Mandarina, entre muchos otros, han reclamado sobre esta nueva disposición.

"No ha hecho nada por los artistas y ahora pretende cobrarles. No se tiene empatía con el sector en una situación tan delicada" son algunos de los mensajes de reclamo que circulan en las redes.

Por otra parte, Sobodaycom ha respondido con un comunicado en el que argumenta estar "plenamente facultado por norma, a realizar cobros de actividades que generen para tercero,s beneficios económicos directos e indirectos por la utilización de obras musicales, aspecto que faculta plenamente la cobranza en plataformas digitales (espacios virtuales), donde se generen estos extremos".

La exministra de Culturas y compositora, Zulma Yugar opinó al respectó: "La ley 1322 autoriza a cobrar derechos de autor a través de su institución, sin embargo, no sé hasta que punto esté normado el uso de la música en las redes, es un tanto complejo, lo que sí me parece un extremo es pretender cobrar a los artistas y compositores en tiempos tan difíciles. Actualmente el movimiento cultural está inventando formas para poder sobrevivir siendo uno de los sectores más afectados por la cuarentena que busca preservar la salud".