Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 07 de diciembre de 2022
  • Actualizado 20:15

De Silvio a Pablo, una dedicatoria más allá de la muerte

Rodríguez, uno de los trovadores más importantes de Cuba, decidió compartir su tema inédito  llamado "Pablo". Esto, en homenaje a su amigo, aquel del que estuvo distanciado durante varios años debido a posiciones políticas distintas.
Silvio Rodríguez (i) y Pablo Milanés, máximos referentes de la trova. PERIÓDICO CUBANO
Silvio Rodríguez (i) y Pablo Milanés, máximos referentes de la trova. PERIÓDICO CUBANO
De Silvio a Pablo, una dedicatoria más allá de la muerte

La muerte de Pablo Milanés, considerado como el "padre de la Nueva Trova Cubana", ha provocado muchas emociones. El cubano falleció este lunes, a los 77 años, tras batallar en un hospital de Madrid durante dos semanas.

Y claro está que Silvio Rodríguez no quedó ajeno al dolor. Parados los dos en trincheras políticas distintas, Silvio decidió compartir con todos, a través de su blog, el tema inédito que le dedicó a su amigo y que compuso en 1969.

De Silvio a Pablo, de trovador a trovador, de amigo a amigo.

"Te conocí rasgando/ el pecho de la muerte un día / Tú no sabías nada / y eras tú quien la llevaba / de la mano", se lee en la primera estrofa de la composición.

Los dos cantaron juntos en distintos recitales. Compartieron escenario con temas como “El breve espacio en que no estás”. Sin embargo, se han parado en frentes diferentes en materia política.

En abril pasado, el cantautor de "Ángel para un final" resaltaba, en entrevista con Este País, las cualidades de vivir en Cuba.

"Cada vez que regreso a Cuba de un viaje, yo siento una gran seguridad. Me siento protegido. Porque si bien es verdad que hay muchas dificultades, mucha burocracia, que uno choca con muchas incomprensiones, también el ser humano tiene una serie de garantías en este país que no existen en todo el continente. Aquí no hay ningún niño muriéndose de hambre; pese a los enormes problemas económicos aquí nadie se muere de apendicitis ni de ninguna otra enfermedad que pueda curarla un médico. Eso significa mucho para el ser humano. Y yo me pregunto: ¿en qué país del mundo que no sea muy desarrollado se pueden conseguir esas garantías? En América Latina, en ninguno. Y en Estados Unidos, relativamente".