Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de febrero de 2020
  • Actualizado 18:36

La “selfie” que se hizo el holandés Vicent Van Gogh en plena psicosis

Detalle de una pintura de Vincent Van Gogh
Detalle de una pintura de Vincent Van Gogh
La “selfie” que se hizo el holandés Vicent Van Gogh en plena psicosis

Vincent van Gogh se autorretrató en 1889 mirando de reojo, como un hombre tímido, asustado y deprimido, que no quería reconocerse en el espejo, mientras estaba siendo tratado de su primer episodio psicótico en un sanatorio del sur de Francia, confirmó ayer el museo del artista en Ámsterdam.

Quizás en ese momento ya tenía incluso la oreja derecha cortada, aunque los expertos del Museo van Gogh no lo pueden confirmar con certeza porque, para elaborar ese autorretrato, el artista se pintó desde el perfil izquierdo, mirándose de reojo en el espejo y mostrándose como la persona que estaba sufriendo.

El lienzo fue adquirido por el Museo Nacional de Oslo en 1910, asumiendo que era un autorretrato pintado por el propio Vincent, pero a principios de los 70 empezaron a surgir dudas sobre su autenticidad porque los datos sobre su procedencia estaban incompletos y el estilo y colores usados no se consideraban típicos de Van Gogh.

El propio museo trató de esclarecer las dudas para proteger la imagen de su colección y empezó una investigación en 2006 que reveló que el autorretrato había pertenecido a Joseph y Mari Ginoux, los amigos que Van Gogh tuvo en Arles, sur de Francia, pero la gran pregunta seguía sin responderse: ¿Quién lo pintó y cuándo?.

Se sugirió entonces que podría haber sido pintado en Arles, en Saint-Rémy-de-Provence o en Auvers-sur-Oise, pero no se sabía muy bien sobre qué año.

En 2014, la pinacoteca noruega solicitó ayuda al Museo Van Gogh para que realizara un estudio exhaustivo del autorretrato en base a su estilo, técnica, material, procedencia y la inusual iconografía que tenía, y que había creado las dudas.

La conclusión es que la obra es, sin duda, un auténtico Van Gogh y la había hecho al final de su primer gran episodio de psicosis, en el sanatorio.