Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 04 de diciembre de 2022
  • Actualizado 21:23

Restauran un viejo VHS que contiene un concierto de Joy Division y The Buzzcocks de 1979

El film es un antecedente de la pésima relación entre las dos bandas, además, deja al descubierto las desigualdades sociales de los miembros en un contexto similar.
Ian Curtis y Peter Hook de Joy Division en concierto. Garage del Rock
Ian Curtis y Peter Hook de Joy Division en concierto. Garage del Rock
Restauran un viejo VHS que contiene un concierto de Joy Division y The Buzzcocks de 1979

Un viejo film rescatado de un VHS y subido hace poco a Internet repone una de las primeras presentaciones de la legendaria banda Joy División y The Buzzcocks en el Apollo Theatre de Manchester, Inglaterra en 1979, una de las presentaciones mas repudiadas por el cuarteto guiado por Ian Curtis.

En el film biográfico de 2007 titulado Control, el director Anton Corbijn aprovechó la oportunidad para insertar un guiño al rumor de que Joy Division, como banda, odiaba profundamente todo acerca de The Buzzcocks.

La realidad es que Joy Division no hubiera llegado a ser lo que fue de no haber aceptado la propuesta de salir de gira con ellos en el 79, año en el que la banda alcanzó las luminarias mediáticas después de maldecir a The Buzzcocks arriba del escenario a raiz de los malos tratos y las diferencias para con los autores de Unknown Pleasures.

¿Por qué fue tan malo para Joy Division salir de gira con esa banda?

Empecemos por el hecho de que les pagaba 1.50 euros al día, algo así como menos de 10 bolivianos diarios con los que la banda tenía que decidir si comían o si se tomaban una cerveza, mientras que The Buzzcocks comían suculentos filetes de carne y elegantes langostas durante la gira.

Y aunque sí, aquella gira fue lo que impulsó a Joy Division a la fama y sí, mandar al diablo a la banda fue algo que volteó muchas cabezas para que les pusieran atención, no todo fue miel sobre hojuelas pues corre el rumor de que en aquel show en el Apollo Theater de Manchester, las diferencias entre ambos proyectos fueron tantas que para empezar, The Buzzcocks recortó el show de Ian y compañía de una hora a tan solamente 32 minutos.

Para muchos podría parecer obvio, pero igual vale la pena mencionarlo, obviamente la idea de hacer soundcheck fue completamente negada y Joy Division se subió a tocar a ciegas, sin monitores y con apenas un line-check que malamente fue logrado y acomodado durante el set.

El resultado de ese concierto fue un atropellado show que se fue a la historia como uno de los más extraños y peores realizados en la historia de la banda. Pero que gracias al periodista Paul H, ofreció un contraste en los en-ese-entonces “favoritos de la prensa” (refiriéndose a Joy Division), que tras ese concierto fueron vistos de manera más humana y querida tanto por periódicos, revistas, estaciones de radio y público.