Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 09:56

Reestreno de “Fuertes” se mantiene una semana más en cartelera

La película sobre la Guerra del Chaco de Franco Traverso y Óscar Salazar se mantiene una semana más en exhibición en las salas de los cines SkyBox y Center de la ciudad.
Fotograma de la película “Fuertes”.  ATÓMICA MARÍA PICTURES
Fotograma de la película “Fuertes”. ATÓMICA MARÍA PICTURES
Reestreno de “Fuertes” se mantiene una semana más en cartelera

La película boliviana “Fuertes” continúa con su paso por la cartelera nacional, después de su reestreno el 16 de junio, en algunas salas del país, incluidas las de Cochabamba, donde se proyecta en el SkyBox y Cine Center hasta el próximo 30 de junio .

La cinta, que narra el heroico suceso del club de fútbol paceño The Strongest en la Guerra del Chaco (1932-1935), fue estrenada inicialmente en el último trimestre de 2019 con gran expectativa a su alrededor; sin embargo, los conflictos sociales y políticos postelectorales obligaron a los cines a cerrar sus puertas y “Fuertes” duró menos de una semana proyectándose. 

Después, fue reprogramada para abril de 2020, pero en aquella ocasión fue la pandemia de la COVID-19 y su cuarentena forzada la que no permitió que la cinta siquiera volviera a los cines, quedando pendiente una exhibición. Finalmente, desde la pasada semana, los directores Óscar Salazar y Franco Traverso decidieron ir por el reestreno con una edición del “corte de los directores”, que incluye una duración distinta a la exhibida en 2019 y con tres nuevas escenas finales. 

“Fuertes” narra la historia real de un grupo de futbolistas y ciudadanos, en los años 30, que dejaron la cancha y la tribuna para enlistarse al frente de batalla y defender la patria en la Guerra del Chaco. Cuenta con las actuaciones de Fernando Arze, Reynaldo Pacheco, Claudia Arce y Luigi Antezana, entre otros, ganó premios y reconocimientos en Perú, Argentina, India y España.

De acuerdo a lo que anunciaron sus directores a distintos medios, el filme contó con una ostentosa producción que costó más de un millón de dólares, una alta cifra si se considera los montos que manejan las cintas bolivianas, siendo considerada como una de las más caras de los últimos tiempos en el cine boliviano. Gran parte de la inversión se justifica en el despliegue técnico y adaptación a la época, existen muchas escenas de fútbol con el estadio lleno, por lo que se requirió el trabajo de muchos extras en las tribunas que también fueron caracterizados como ciudadanos de los 30s. 

En cuanto a las locaciones, se rodó en La Paz de antaño, en la ciudad colonial de Tarata en Cochabamba y otros espacios en Yotala, ubicado en el departamento de Chuquisaca.