Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 01 de julio de 2022
  • Actualizado 16:14

Recaudaciones notifica por segunda vez a Museo Alcide d'Orbigny

Alega no haber recibido una "respuesta concreta" en torno a la administración de los fondos adquiridos por la venta de entradas al lugar.
El Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny en el terreno de la América y Potosí. GAMC
El Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny en el terreno de la América y Potosí. GAMC
Recaudaciones notifica por segunda vez a Museo Alcide d'Orbigny

El director de Recaudaciones de la Alcaldía de Cochabamba, Wilson Espinoza, notificó la tarde de este jueves al Museo de Historia Natural Alcide d'Orbigny por segunda vez, debido a la "falta de respuesta" tras la solicitud anterior en la que consultaron dónde estaban "los más de 4 millones de bolivianos por la venta de boletos de ingreso al lugar, que administraron en 17 años".

"El día viernes 4 de febrero hicimos una solicitud clara y concreta. El 7 de febrero, hemos recibido una nota del Museo. En la misma, dentro de cuatro puntos descritos, no hay ningún descargo sobre los más de 4 millones de bolivianos, percibidos por la comercialización de tickets para visitas al lugar. Hoy, estamos acá para pedirle una explicación y reiterar que dentro de las competencias de la máxima autoridad tributaria está velar por los recursos del municipio", expresó Espinoza.

"Es decir, cobros de ingresos no tributados en 17 años. Nuevamente, no hemos sido atendidos en la solicitud de notificar al director del museo, Ricardo Céspedes. Queremos que nos aclare dónde fueron a parar estos más de 4 millones de bolivianos", explicó en una entrevista con el departamento de Comunicación del Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba (GAMC), publicada en su página oficial de Facebook.

Espinoza agregó que prevén regresar el lunes de la semana entrante para entregarle la solicitud a Céspedes y que él "dé una explicación".

"Es lamentable que un ambiente que es propiedad del municipio se lo utilice de esta manera. Resulta que los ingresos no eran solamente por la venta de entradas a mayores y menores. Sino también han dado cursos para niños, por los que cobraron hasta 200 bolivianos. Nadie puede lucrar con bienes públicos, ni patrimonios del Estado". 

El portón de ingreso al lugar se encontraba cerrado con candado.