Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 20 de septiembre de 2019
  • Actualizado 19:02

PRESENTARÁN, HOY Y MAÑANA, DOS CONCIERTOS EN LA CIUDAD

Quimbando vuelve como trío después de diez años

La agrupación cochabambina se embarca en un nuevo proyecto. En los espectáculos realizará un recorrido por toda su discografía; además por sus nuevas composiciones.
Quimbando vuelve como trío después de diez años


Mauricio Canedo, Marcelo Arias y Arpad Debreczeni se reúnen después de diez años como Quimbando para embarcarse en un nuevo proyecto y presentar una gira de conciertos por el país, que empezó hace dos semanas en La Paz.

En Cochabamba brindaran dos conciertos. El primero se llevará a cabo hoy en el 8B (calle Juan de la Cruz Torrez No. 1485 entre Aurelio Meleán y Aniceto Arce), mientras que el segundo se desarrollará en Caléndula (avenida Ramón Rivero esquina Lanza). Ambos comenzarán a las 19:30 horas, y tienen un costo de 50 bolivianos.

El repertorio recorrerá los cuatro discos del grupo, grabados desde el 2003 hasta el 2012, con canciones que no tocan hace mucho tiempo como “Distancia”, “Vale la pena vivir”, “Ojos de luna” de los dos primeros discos y varias de los últimos “Amanecer en menor” y “Apaguen la luz”. También se realizarán algunas muestras de las piezas que prepara para su nuevo disco que está programado para ser lanzado a fines de año.

Arias indicó que la banda se encuentra en una fase diferente, después de que cada integrante tuvo emprendimientos personales. “Estamos intentando cuajar las potencialidades que hemos explotado. Lo próximo que vayamos a grabar va a estar ligado a esa experiencia individual que hemos tenido. De todos modos, seguiremos con nuestros proyectos personales”.

Los miembros de Quimbando indicaron que para este nuevo proyecto existe un proceso creativo distinto. “Antes cada uno traía canciones ya compuestas, ahora, las hemos ido armando con diferentes consignas desde textos y otros sitios. Las canciones tienen diferente estructura y tendrán una sonoridad diferente”, apuntó Arias.

Quimbando se caracteriza por tener un ritmo variado, sin poder ser encasillado en un género específico. Sus canciones van desde lo folclórico hasta el jazz, pasando por el hip hop, funk, rock y fusión. Por otro lado, no se sienten parte de alguna generación musical boliviana, sino que tratan de “producir e indagar para ellos mismos buscando nuevas formas y devolverle a la música ese carácter de encuentro”.

“Tratamos con un poco de recelo aquello de la industria musical porque no tratamos de producir música que se enmarque dentro de los anaqueles que marquen lo rentable”, finalizó Canedo.