Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 11:09

“Los pueblos quieren autosustentabilidad”

Lingüística /// Entrevista a la antropóloga indígena brasileña Eliane Boroponepa. 
“Los pueblos quieren autosustentabilidad”

Eliane Boroponepa, proveniente del pueblo Umutina del Brasil, es una de las primeras indígenas del continente en obtener un doctorado. Afirma que la formación académica es fundamental para su comunidad, pero lanza el desafío de que los instruidos se mantengan en las aldeas para crear autosustentabilidad. 

Participa del seminario Revitalización de lenguas indígena-originarias en el Abya Yala que se desarrolla desde el martes y termina con su ponencia “Aprender el conocimiento a partir de una convivencia: una etnografía indígena de educación y de escuela del pueblo Balatiponé- Umutina” que sirvió como su tesis de doctorado otorgado por la universidad de Brasilia. 

Boroponepa es el resultado de las políticas impulsadas por el Gobierno de Brasil hace unos 10 años, en las que algunas universidades del país vecino formaron programas de educación para indígenas en diferentes grados académicos. 

“Fue un proceso muy difícil que define en dos palabras: encanto y desencanto. Por un lado, tuve mucha dificultad en la cuestión cultural y de permanencia, la urbe es muy sistemática. Por el otro, la universidad dio la oportunidad de transitar en los espacios del mundo académico y el indígena, visibilizar los conocimientos y saberes de los pueblos y de la diversidad cultural brasileña”, contó Boroponepa quien tuvo que ausentarse cuatro años de su aldea para formarse. 

En su ponencia discutirá los desafios y logros para revitalizar las lenguas indígenas, apuntando a la educación como uno de los principales ejes. Señaló que su generación no habla fluidamente la lengua Umutina. Sin embargo, al día de hoy las escuelas enseñan el idioma a los niños, siendo “un gran logro en el proceso de revalorización y fortalecimiento del pueblo”.

Otro de los puntos fundamentales es la sustentabilidad, conseguir que los aldeanos que se forman en la ciudad vuelvan a sus pueblos para trabajar en y por la comunidad. 

“Percibimos que hay familias que dejan las aldeas para ir a las universidades, la comunidad no quiere eso. Quiere que sus hijos estudian y vuelvan. Debemos buscar aliados del Gobierno para hacer un trabajo conjunto y encontrar alternativas para que la gente trabaje dentro del territorio. Es inevitable transitar entre esos dos universos: el indígena y la sociedad”, finalizó.