Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Presentan en Cochabamba libro arqueológico sobre Toro Toro

La obra reúne más de 90 páginas interactivas con fotografías e información sobre sitio natural como resultado de la pasión y el cariño de los autores hacia el municipio.  

Portada del libro ‘Toro Toro: Las huellas del tiempo’ de Alfonso Alem y Mario Jaldín./ ARCHIVO
Portada del libro ‘Toro Toro: Las huellas del tiempo’ de Alfonso Alem y Mario Jaldín./ ARCHIVO
Presentan en Cochabamba libro arqueológico sobre Toro Toro

Como resultado del esfuerzo de dos personas movilizadas por revalorizar el patrimonio ancestral, cultural, histórico y arqueológico de Toro Toro, el libro ‘Toro Toro: Las huellas del tiempo’ fue presentado el pasado 18 de abril en Cochabamba y ya se encuentra en librerías de la ciudad para que la población acceda a un compendio completo sobre el potencial turístico y la riqueza cultural viva con la que cuenta este municipio. 

Escrito por el activista social y especialista en ciencias ambientales, Alfonso Alem y el guía de turismo y explorador torotoreño, Mario Jaldín, el libro surge de la visita de Alem a Toro Toro por primera vez en 1976 donde, tras conocer a Mario Jaldín, ambos cultivan una gran amistad basada en el interés por la biodiversidad de Toro Toro que termina por convencer a Alem de residir en el lugar y contribuir a que el mundo conozca dicha maravilla nacional.  

“Dijimos que sería una barbaridad que, habiendo tantas cosas importantes, no solamente bellas, sino desde su significación científica, todo se quede olvidado una vez que nosotros ya no estemos”, indicó Alem.

Tras la selección de alrededor de 200 fotografías que la cámara de Alem había tomado de distintos lugares de Toro Toro, se puso en marcha la creación del libro que muestre lo impactante de los paisajes del municipio y de su relevancia como un vasto patrimonio multifacético desde el punto de vista geológico, paleontológico, espeleológico y biodiverso. 

“Hay vestigios desde épocas tan remotas de hace 7.000 años atrás de colectividades que datan de la época pre incaica y colonial que dejaron su arte en la zona y que marcan el registro de muchas historias superpuestas de nuestra identidad”, expresó el activista social. 

Según los autores, Toro Toro es un lugar único en el planeta porque preserva la estructura geológica y arqueológica de fósiles de organismos de hace más de 150 millones de años y un sistema de cañones privilegiados con más de 1.000 metros de profundidad a lo largo del tramo de la Cordillera de Los Andes que le pertenece a Bolivia. 

Ambos señalan que la obra también hace un llamado a las autoridades nacionales para trabajar por este municipio que ya se encuentra bajo la jurisdicción del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Bolivia (SNAP). 

Tras concluir el libro, Alem y Jaldín indican que una gran parte de los torotoreños no conocen la región ni su vasta riqueza cultural, por lo que esperan que el libro pueda movilizar la voluntad e interés también de la comunidad para generar consciencia del patrimonio local y preservarlo.

“Nosotros quisiéramos que los niños crezcan con consciencia del patrimonio que tienen a su alrededor y sepan cuidarlo, mejorarlo y naturalmente aprovecharse de él de una manera sostenible y respetuosa. Por lo que ya conversamos con autoridades educativas del distrito para traducir este esfuerzo primero en seminarios para el personal docente y eventualmente llegar a los estudiantes”, afirmó Alem.

Además, Jaldín indicó que el libro es parte del legado para los hijos y nuevas generaciones de torotoreños que heredan de forma natural dicho patrimonio cultural que atesora las riquezas más grandes del norte potosino y del mundo.

Luego de la presentación del libro en Cochabamba realizada el pasado 18 de abril, ambos autores retornaron a Toro Toro para incursar en otro proyecto junto a la UMSS y el SERNAP para hacer un inventario completo de los sitios con huellas de dinosaurios que tiene Toro Toro junto al equipo paleontológico del doctor suizo Christian Meyer.