Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 18:29

La Paz celebra sus fiestas con un gran pastel del emblemático Illimani y el teleférico

El pastel fue realizado por al menos 16 personas que tardaron al menos unas 36 horas en dar la forma del Illimani, la montaña emblemática de la ciudad de La Paz, que está a 6.438 metros de altitud, contó a EFE la chef Paola Lordemann.

Toma general de un pastel inspirado en el nevado Illimani y la urbanidad, en La Paz./ EFE
Toma general de un pastel inspirado en el nevado Illimani y la urbanidad, en La Paz./ EFE
La Paz celebra sus fiestas con un gran pastel del emblemático Illimani y el teleférico

El emblemático Illimani de la ciudad de La Paz fue replicado este viernes en un pastel gigante que además muestra otros personajes tradicionales como las cholitas escaladoras, el travieso pepino, lugares icónicos como la sede de la Presidencia o el teleférico para celebrar los 214 años del grito libertario.

El pastel fue realizado por al menos 16 personas que tardaron al menos unas 36 horas en dar la forma del Illimani, la montaña emblemática de la ciudad de La Paz, que está a 6.438 metros de altitud, contó a EFE la chef Paola Lordemann.

Este pastel mide un metro de altura y 1,80 de ancho y se necesitó de al menos 200 kilos de harina, unos 1.200 huevos y se realizaron decenas de figuras hechas de azúcar, ya que la tarta está pensada para unas 2.500 personas.

"Es una ciudad maravillosa, amo esta ciudad, he crecido aquí y el primer recuerdo de La Paz cuando llegué aquí es el Illimani", señaló Lordemann.

El bizcocho está inspirado en sabores de la infancia, como el raspadillo o granizado de frutilla y menta, que además tiene los colores rojo y verde característicos de la bandera de La Paz, y el relleno y la crema tiene un toque de bicervecina, cerveza negra sin alcohol, para emular el sabor del "batido" de una bebida hecha de huevo.

El pastel fue decorado con decenas de figuras hechas de azúcar que representan lugares, personajes y arquitectura icónica de la ciudad, como los buses Pumakatari, los minibuses, el teleférico, la Casa Grande del Pueblo, sede de la Presidencia de Bolivia, y los antiguos autobuses conocidos como micros que aún siguen en funcionamiento.

También la iglesia de San Francisco, las vendedoras ambulantes, las emblemáticas cebras, la educadoras urbanas, el estadio de fútbol Hernando Siles, las casas con las fachadas de ladrillo que se ven en la ciudad e incluso hay una protesta, una situación que es común en La Paz por ser la sede de Gobierno.

Al terminar de decorarla, Lordemann agradeció a todas las personas que observaron la realización del pastel y la repartieron de forma gratuita.

Cada 16 de julio se celebra la gesta libertaria de La Paz.