Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 13:26

OPINIÓN logra 2 premios en concurso nacional de periodismo industrial

Un reportaje de la periodista Dayana Flores ganó el primer lugar en Prensa Escrita. Un segundo trabajo de la Unidad de Investigación logró otro galardón.

Nicole Vargas, Pablo Camacho y Dayana Flores./ LESLIE LAFUENTE
Nicole Vargas, Pablo Camacho y Dayana Flores./ LESLIE LAFUENTE
OPINIÓN logra 2 premios en concurso nacional de periodismo industrial

OPINIÓN vuelve a alzar premios nacionales de periodismo. Esta vez un reportaje de la periodista Dayana Flores y otro de la Unidad de Investigación del periódico obtuvieron galardones en el concurso organizado por la Cámara Nacional de Industria (CNI).

La primera versión del Premio Nacional al Periodismo especializado en Industria “Hugo Ernst Rivera” otorgó el primer lugar de la categoría Prensa Escrita a Dayana Flores, por su reportaje titulado "Manchas de sangre que deja el contrabando: fallecidos, sobrevivientes y heridos de muerte".

Además, la Unidad de Investigación de OPINIÓN -conformado por los periodistas Melissa Revollo, Brenda Molina, Nicole Vargas, Mariela Cossío y Santiago Espinoza- se alzó con una mención por un trabajo sobre la incidencia del contrabando en la industria farmacéutica, cuyo título es "Niños, víctimas colaterales del contrabando de medicamentos en Bolivia".

ACTO ESPECIAL

La premiación de los reportajes se realizó el 27 de febrero, en el Hotel Camino Real de La Paz, en el marco de la celebración del 93 aniversario de la CNI 

El objetivo del concurso fue reconocer y promover el periodismo especializado en la industria boliviana en las categorías de medios impresos, televisivos y digitales. Además de dos menciones especiales sobre contrabando e industria farmacéutica y contrabando e impacto sobre las bebidas. 

En esta versión la temática del premio fue "Contrabando en Bolivia" y sus repercusiones en la industria nacional, debido a que la internacional w mercancías ilegales al país genera pérdidas anuales superiores a los 3.300 millones de dólares, afectando alrededor de 39.000 industrias en todo el país. 

El presidente de la CNI, Pablo Camacho, detalló que el contrabando ejerce un impacto adverso en la producción, la inversión, la generación de empleo y la recaudación de impuestos, lo que a su vez perjudica el desarrollo nacional. 

TEMÁTICAS

El reportaje de la periodista Dayana Flores puntualiza cifras sobre las víctimas mortales, heridos y parapléjicos que deja el contrabando.

Inicia relatando la historia de Herlan, que es uno entre 176 uniformados bolivianos que sobrevivieron tras poner el pecho a la bala de los contrabandistas, según las cifras procesadas en los últimos tres años por el Viceministerio de Lucha Contra el Contrabando.

Durante el desarrollo del material devela que los contrabandistas operan abriéndose paso por rutas salpicadas de sangre. Solo el año pasado generaron una afectación económica de 3.331 millones de dólares a Bolivia, según un informe del Departamento de Análisis Económico de la Cámara de Industria, Comercio y Servicios de Cochabamba (ICAM). 

A consecuencia de estos agresivos ataques, en los últimos tres años, tres uniformados quedaron como Herlan, parapléjicos y con la carrera militar truncada. 

Pero, el reportaje además hace notar que el contrabando no solo desangra personas, sino también la industria boliviana, otro invisivilizado sector que fue herido a muerte por los contrabandistas.

El Departamento de Análisis Económico de la ICAM establece que solo en Cochabamba este negocio ilícito genera una pérdida de 600 millones de dólares anuales, los cuales equivalen a 100.000 fuentes de empleo.

Estas muertes, sobrevivencias y “heridas de muerte” dan cuenta de que “el contrabando está más armado que nosotros”, esa es la conclusión, con tono de lamento, a la que llegaron casi todos los que fueron víctimas de este ilícito y también las familias de los que murieron luchando contra él.

SALUD

El reportaje de la Unidad de Investigación de OPINIÓN, por su lado, inicia relatando un recorrido por el mercado 10 de Febrero, donde encontró varios medicamentos que se ofrecen pese a estar vencidos, con daños en los envases y sin ningún tipo de receta. A estos se suman productos como la melatonina, una hormona encargada de regular el sueño. Pese a que es de venta libre, es recomendada por médicos especialistas, como psiquiatras. En los estantes también se observa melatonina indicada para niños en presentación de gomitas; esta es vendida sin ningún tipo de supervisión. 

Los periodistas dan cuenta de quea venta de medicamentos de contrabando no es un fenómeno nuevo, ni en Bolivia ni en otras partes del mundo. Es motivo de preocupación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como de otros organismos internacionales, nacionales y locales, desde hace años. Sin embargo, poco o nada se conoce de sus alcances en una población tan específica y vulnerable como los niños. Las estadísticas e informes no suelen discriminar sus datos por el rango etario de los usuarios, una tarea que podría resultar necesaria si se atiende a la existencia de plazas de venta de medicamentos como la del mercado 10 de Febrero.