Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de noviembre de 2019
  • Actualizado 05:10

FUE DECLARADA A NIVEL MUNICIPAL EN 2011 Y DEPARTAMENTAL EN 2018

A ocho años de ser patrimonio, Alcaldía no rescata la Bickenbach

La estructura, construida en 1900, atraviesa problemas legales y de restauración. Al pertenecer a privados, ha sufrido intervenciones que restan su riqueza histórica y arquitectónica.
A ocho años de ser patrimonio, Alcaldía no rescata la Bickenbach


Después de ser declarada en 2011 como patrimonio municipal, y en 2018 como departamental, la Alcaldía aún no puede activar a la Casa Quinta Bickenbach como un centro cultural como se tenía previsto. Atraviesa problemas legales de expropiación y modificaciones en su estructura,por parte de particulares, que debilitan su cualidad arquitectónica.

Fuentes oficiales afirmaron que la expropiación de la edificación y sus jardines, que a día de hoy son propiedad del empresario Pablo Sato que se la adjudicó en un remate, no es posible debido “a la falta de presupuesto” por parte de la Alcaldía y del departamento de Patrimonio.

Afirmación que se refuerza con uno de los puntos sustentados en la solicitud del Órgano Ejecutivo para derrogar la ley de Declaratoria de Necesidad y Utilidad la superficie de la Bickenbach que refiere “la inexistencia de recursos financieros en la Partida Presupuestaria correspondiente para la Expropiación de bienes inmuebles”.

Fuentes que fueron participes del proceso y que desean mantener oculta su identidad, afirmaron que existe un “incumplimiento de responsabilidades” ya que la expropiación debió realizarse en la gestión del exalcalde Edwin Castellanos. Apuntan que uno de los herederos de la Casona, Gerardo Díaz, quien reside en Colombia, había aceptado ceder los derechos legales y tendría que llegar a la ciudad el 2012 para firmar los papeles, “sin embargo nunca se lo volvió a contactar”.

En mayo, la diputada de oposición Norma Piérola presentó una denuncia en la Fiscalía Departamental contra Castellanos, José María Leyes, Karen Suárez por “adjudicar de manera ilícita el remate de la Casa Bickenbach”.

PATRIMONIO Por otro lado, al seguir siendo parte de privados, la Casona Bickenbach sufrió modificaciones duramente criticadas al no respetar y mantener el estilo de la edificación de la época republicana.

“Se ha afectado bastante. En los jardines han cortado árboles y puesto un vivero. La galería está totalmente destruida y el ladrillo odecar original fue remplazado por hormigón armado y ladrillos. Esto no no es una intervención de restauración, sino una destrucción del patrimonio”, sostuvo Sdenka Fuentes, presidenta del Concejo Departamental de Culturas y miembro de la Sociedad de Estudios Históricos y Patrimonio.

No obstante, indicó que la Casa aún conserva su riqueza patrimonial, gracias a la torrecilla y el arco jerarquizado que están intactos.