Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 14:08

Netflix lanza trailer de su película de stop-motion

Guillermo del Toro muestra su versión de “Pinocho”. NETFLIX
Guillermo del Toro muestra su versión de “Pinocho”. NETFLIX
Netflix lanza trailer de su película de stop-motion

Ya está disponible el primer tráiler de “Pinocho de Guillermo del Toro”, cautivador musical de animación stop-motion dirigido por Guillermo Del Toro junto a Mark Gustafson.

El cineasta mexicano, ganador del Oscar, presenta su versión del cuento clásico de Carlo Collodi sobre un muñeco de madera que cobra vida por arte de magia para alegrarle la vida a Geppetto, un melancólico carpintero. La película narra las aventuras del travieso y desobediente Pinocho mientras busca su lugar en el mundo.

El elenco de voces en su versión original incluye a Ewan McGregor, David Bradley, Tilda Swinton, Christoph Waltz, Finn Wolfhard, Cate Blanchett, John Turturro, Ron Perlman, Tim Blake Nelson, Burn Gorman y el debutante Gregory Mann en el papel de Pinocho.

Del Toro es también guionista junto a Patrick McHale, además de participar en su producción junto a Lisa Henson, Alex Bulkley, Corey Campodonico y Gary Ungar. Por su parte Jason Lust es el productor ejecutivo de esta película que Netflix estrenará en todo el mundo en diciembre de 2022, previo paso por algunos cines un mes antes.

En proyecciones especiales y adelantos en eventos, Del Toro dejó claro que su Pinocho es uno diferente. “Es una película muy personal. Hay dos historias que guardan una gran relación conmigo y con mi padre. ‘Frankenstein’ y ‘Pinocho’. Y ambas hablan de la importancia de la desobediencia, de lo frágil que es la vida y de cómo la muerte nos hace humanos”, detalló sobre su nueva obra. En Cannes ya advirtió que su trama se desarrolla, para darle un contexto, durante la llegada al poder de Mussolini.

Una historia que el mismo ha conectado con dos de sus primeros filmes, El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, y que decidió rodar en stop-motion porque es un género “perpetuamente al borde de la extinción” pese a ser una de las formas más primigenias del cine.