Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 16:09

CINE /// LA HIJA DE TONCHY SIGUE LA TRADICIÓN CINEMATOGRÁFICA DE SU FAMILIA.

Nayra Antezana presenta su documental “Altiplanos”

Fotograma de “Altiplano”. NAYRA ANTEZANA
Fotograma de “Altiplano”. NAYRA ANTEZANA
Nayra Antezana presenta su documental “Altiplanos”

En el marco del ciclo de proyecciones Escaramuza, Nayra Antezana, hija del popular director Tonchy Antezana,presentará hoy su documental “Altiplanos” , en el Centro Cultural La Troje ubicado en la avenida Capitán Víctor Ustáriz kilómetro tres y medio, a las 19:30 horas. El costo de ingreso es de 10 bolivianos.

Nayra, en compañía de su padre, emprende un viaje por el altiplano boliviano, recorriendo la misma ruta que su bisabuelo Crisóforo hizo a principios del siglo XX llevando cine a los centros mineros de Bolivia. “Mi padre solo estuvo en la parte de rodaje, yo le planteé hacer un documental sobre mi bisabuelo y las salas de cine que tenía mi familia en Oruro, Tupiza y Pulacayo”, comentó Nayra  “Altiplanos” formó parte  del Noveno Festival de Cine de Mujeres Femcine 2019 (Chile), y de la sexta versión del  Festival de Cine Radical Bolivia, que se realizó en La Paz de septiembre de  este año. Del mismo modo, Nayra presentará el film en futuros festivales.

“Altiplanos ha participado en marzo de 2019 en el festival de cine de mujeres en Santiago de Chile, en el Festival Radical de La Paz. En noviembre se presentará en el Festival Internacional de Cine Arica Nativa, en el Festival de Cine de la Patagonia en Argentina y en el Festival de Cine Pachamama que se realiza en la frontera entre Bolivia y Brasil, para esto está siendo subtitulada al portugués”, afirmó Nayra. 

El film de Antezana, a comparación de los de su padre, se caracteriza por tener un toque de “no ficción”, Elegir el género documental le da más libertad en el proceso de creación, ya que le permite jugar la materialidad de las imágenes. Asimismo, desde un punto de vista de producción, permite trabajar al productor con menos personas en comparación con la ficción.

Por ende, lo hace un cine “más íntimo”. El concepto de la película, como lo comentó Nayra, parte de la imagen de su bisabuelo, Crisóforo, un hombre solitario que viajaba por el altiplano llevando en mulas una proyectora de 35 milímetros y  rollos de películas.

“Altiplanos nace a partir de una imagen que rondaba en mi cabeza:  la de mi bisabuelo Crisóforo Juárez,  quien viajaba con dos mulas a principios del siglo XX,  llevando cine a los principales centros mineros de Bolivia. Esta imagen también está presente en un guión de ficción que escribió mi padre sobre mi bisabuelo. Es así que a partir de este material que no se ha filmado, la película comenzó a desplegarse”.