Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 22:41

LA UNESCO ESTABLECIÓ EL 30 DE ABRIL COMO SU FECHA CONMEMORATIVA

La música boliviana dialogará con el jazz en su día festivo

Bandas emergentes y de destacada trayectoria se presentarán el miércoles en los jardines del Centro Simón I. Patiño para un concierto gratuito.
La primera versión que se realizó del Jazz Day en La Paz el 2019.    ARCHIVO
La primera versión que se realizó del Jazz Day en La Paz el 2019. ARCHIVO
La música boliviana dialogará con el jazz en su día festivo

Por cuarto año consecutivo Bolivia festejará el Jazz Day gracias a la organización Illa y a un colectivo de músicos y gestores culturales con el auspicio de la Embajada de Estados Unidso en Bolivia. Este año el evento ha sido titulado “Las lenguas del jazz en Bolivia”, proponiendo un diálogo identitario entre la música popular boliviana y el jazz en un concierto gratuito que se llevará a cabo en los jardines del Centro Simón I. Patiño (calle Potosí entre Portales y Buenos Aires) desde las 19:00 horas. 

Se presentarán bandas emergentes y bandas de larga trayectoria que abrieron un camino para el jazz en Bolivia, como la Moonlight Jazz Quartet, dirigida por Micky Crespo, Mauricio Cardona Cuartet, con una propuesta que fusiona la música autóctona nacional con el jazz, la cantante Fulvia Fossati, el guitarrista de jazz manouche David Diendorfer y el violinista Gustavo Orihuela, quien también es coordinador del Jazz Day para Bolivia. Los festejos se desarrollan a lo largo de todo el mes de abril, ya se efectuó en Tarija el 16 de abril, después se realizará en La Paz en la Plaza Mayor de San Francisco y en Santa Cruz en el teatro del Centro Boliviano Americano el 30 de abril, fecha oficial con la que la Unesco estableció el Jazz Day y que se conmemora en casi 190 países alrededor del globo. 

JAZZ COMO DIÁLOGO INTERCULTURAL Las propuestas musicales que serán presentadas son el producto de laboratorios de investigación y talleres con músicos de jazz y artistas de música popular boliviana en Tarija, Cochabamba y La Paz. Se investigó los aires musicales en la zona de los valles, como zapateados, huayños, kaluyo, carnavalito o siricureadas; variedad de melodías que permitieron fusionarse con el jazz para que se genere este diálogo.  Además de ser interpretadas en vivo el miércoles, se grabará un disco con todas las canciones que haya salido del laboratorio y que será distribuido en las plataformas digitales. 

 “Es un llamado para hacer estos diálogos y nos apropiemos más de nuestras raíces culturales investigando”, sostuvo Orihuela, al tiempo de recordar que el jazz presenta componentes sociales “interculturales” y se produjo en diferentes contextos sociales que hacen que su experiencia vaya más allá de lo musical. “Lo más importante es que tengamos en cuenta que las raíces identitarias son la base de cualquiera inspiración creativa. El jazz si bien nace en los Estados Unidos a través de los afrodescendientes, se convierte en un género que no solamente promueve la virtuosidad de la música, arreglos o melodías académicas, muy bien elaborada, sino que además de esas características estéticas está la parte social: el jazz es una celebración, un género que promueve la diversidad, el respeto entre las culturas, el diálogo intercultural, la lucha por los derechos humanos. Es una herramienta educativa que promueve esta paz entre las naciones. que exista respeto hacia el otro, hacia la otra cultura”.

Esta fusión entre el género y la música autóctona nacional ya fue producida por algunas bandas en el país, como el Bolivian Jazz, los guitarristas Danilo Rojas y Tincho Rojas o el mismo Orihuela, quien lleva adelante un proyecto con el violín boliviano, recogiendo parajes de las melodías del valle, altiplano y tierras bajas para llevar a un lenguaje “más libre”, “siempre respetando las raíces, pero también reinventado y generando nuevas propuestas”. 

MÁS DE UN SIGLO CON JAZZ Es este componente social uno de las razones por la que, según Orihuela, el jazz sigue vigente, no solo siendo escuchado, sino generando espacios de producción, difusión e investigación. “El jazz se conforma como un estilo de vida, una filosofía de vida donde se apoyan los valores del ser humano, la diversidad y la creatividad. Conlleva valores del ser humano muy importantes en su ideología. Su historia nación en las luchas contra el racismo, el jazz ha ido rompiendo estas barreras de clases y desigualdades, a través de un estilo de música muy particular, nació en lo popular, desde las calles y ahora se la apropia a nivel mundial”. 

Por el lado meramente musical, la academia y la investigación han mantenido vivo y en constante discusión al género, agregándole también nuevos tonos e instrumentos. Esa cuidada elaboración, advierte Orihuela, hace que los “procesos mentales mejoren y estén en armonía con nuestra alma”.  Mientras la música que se produzca cuente con un mayor trabajo detrás, cuando ha sido estudiada y posteriormente diseñada de manera compleja, las evocaciones que lleve al oyente también serán más complejas, más elaboradas. 

“Todas las obras buenas en el mundo perdurarán. El aire de rock de Los Beatles perdura, la música clásica de Mozart, Hagen y Bach van a perdurar porque están bien elaboradas, bien estudiadas y respaldados con una academia muy bien desarrollada”, concluyó Orihuela. 

UN FESTEJO EN CRECIMIENTO El Jazz Day se celebra en el país desde 2019, pero ha sido inscrita en los festejos por el Herbie Hancock Institute of Jazz desde el año pasado. La primera vez se festejó únicamente en La Paz, en un espacio público, abierto y las siguientes dos ediciones se realizaron de forma virtual por los años de pandemia. Este 2021, al fin se celebrará una versión amplía, conjunta y presencial. 

Ahora, cuenta con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos en Bolivia, los diferentes Centro Bolivianos Americanos de todo el país y otros a nivel internacional y de los gobiernos municipales de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. “Es muy importante para nosotros que este toda esta gente porque muestra el apoyo que recibimos y el evento va creciendo año tras año”.