Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de febrero de 2020
  • Actualizado 18:31

SÉPTIMO ARTE

“Mujercitas” de Greta Gerwig se exhibe en salas locales

La película está nominada a seis premios Oscar, incluido el de Mejor Película. 
Fotograma de “Mujercitas”.
Fotograma de “Mujercitas”.
“Mujercitas” de Greta Gerwig se exhibe en salas locales

“Mujercitas”, traducción al español del título original “Little Women”, es la tercera (segunda en solitario) y más reciente película de la directora Greta Gerwig, que se exhibe desde ayer en salas de cine locales. 

La película sigue a cuatro hermanas en plena adolescencia, que viven con su madre en una Norteamérica que sufre lejanamente su Guerra Civil. Con sus variadas vocaciones artísticas y anhelos juveniles, descubrirán el amor y la importancia de los lazos familiares. 

La cinta está nominada a seis premios oscar: mejor película, mejor actriz, mejor actriz secundaria, mejor guión adaptado (categoría en la que se presenta como favorita, teniendo como rival a batir a “El Irlandés”), mejor vestuario y mejor banda sonora. Además, fue elegida como una de las 10 mejores películas del año por el American Film Institute (AFI).

“Mujercitas” puede ser vista en su idioma original en  los cines Norte (con función a las 21:30) y Prime (19:20); y doblada en SkyBox (10:30, 16:55 y 19:20) y Center (19:55).

La película está basada en el libro homónimo de Louisa May Alcott escrito en 1868 y que revolucionó los personajes femeninos. 

Se han hecho por lo menos unas cinco adaptaciones. En este nuevo remake, las actrices Saoirse Ronan, Emma Watson, Florece Pugh o Eliza Scanlen se ponen en la piel de las hermanas March, Jo, Meg, Amy y Beth, que vuelven a convertirse en un referente para jóvenes de todo el mundo, y exhiben una fabulosa declinación de la moda victoriana junto a Meryl Streep y Laura Dern en el reparto.

 Jacqueline Durran, una de las diseñadoras más importantes del sector, ha sido la artífice de vestir a las famosas hermanas en esta última versión de "Little Women" que derrocha vitalidad, frescura y nuevos matices emocionales. 

“Quería un diseño fuerte y auténtico, que pareciera ropa del día a día, y no disfraz, esto ha ayudado a que el vestuario resulte moderno”, explicó Gerwig en las notas de producción de la película, recogidas por EFE. 

 Para crear el vestuario, Jacqueline Durran se inspiró en la fotografía decimonónica de Julia Margaret Cameron y en la pintura expresionista de Winslow Homer, además de dividir la película en dos partes diferenciadas: una, dentro de la casa con su atmósfera bohemia y de libertad; y la segunda, el mundo exterior, más rígido.

Durran realiza una paleta de colores para cada una de las hermanas y, a lo largo de la película, va entremezclando trozos de tela en las prendas de las hermanas con la idea de reflejar cómo heredaban la ropa.