Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de enero de 2021
  • Actualizado 17:17

Muere el “Chato”, guerrillista, militante y disidente del MAS

El líder revolucionario se lleva con él una pieza fundamental para entender la huella del Che en Bolivia. Fue miembro y después crítico del MAS.
El líder revolucionario Oswaldo “Chato” Peredo con el libro “Blanco y negro”, sobre documentos guerrilleros en los que participó.  ARCHIVO-OPINIÓN
El líder revolucionario Oswaldo “Chato” Peredo con el libro “Blanco y negro”, sobre documentos guerrilleros en los que participó. ARCHIVO-OPINIÓN
Muere el “Chato”, guerrillista, militante y disidente del MAS

El excomandante de la Guerrilla en Bolivia, político de izquierda y médico, Oswaldo “Chato” Peredo falleció a los 79 años la tarde de ayer, dejando al país sin uno de sus últimos ideólogos y románticos de la insurgencia guevarista y manteniendo su carácter reactivo hasta el final de los días, renegando del partido oficialista del Movimiento Al Socialismo (MAS), del que fue parte.

Peredo venía sufriendo una embolia desde hace años, que le dejaron secuelas, finalmente, una seguidilla de paros respiratorios, como derivaciones de su delicado estado de salud, acabaron con su vida, según informaron medios cruceños.

BIOGRAFÍA

Peredo nació y creció en Trinidad (Beni). Dejó la profesión de médico para estar ligado al Partido Comunista de Bolivia, y después formar parte de las milicias armadas de la guerrilla guevarista en Bolivia, junto a sus hermanos Inti y Coco Peredo. Comandó una fuerza irregular poco adiestrada, y formada casi en su totalidad por jóvenes universitarios, que se levantó en armas en 1969, dos años después del asesinato del Che Guevara, en 1967, para instalarse en Teoponte, suceso sobre el cual el historiador Gustavo Rodríguez Ostria escribió largo y distendido en “Teoponte. La otra Guerrilla guevarista en Bolivia”.

La insurrección fue aplastada en tres meses, y el “Chato” plasmó esas memorias en su libro de 2001, “Volvimos a las montañas”, haciendo referencia al llamado de su hermano Inti después de la caída del Che.

MILITANCIA Y DISIDENCIA

En 2008, “Chato” Peredo asumió el cargo de concejal por el Movimiento Al Socialismo (MAS), partido por el cual, en un principio, demostró su devoción al estar ligado con políticas de izquierda. Sin embargo, mostró después rupturas con el oficialismo, reflejadas en sus reclamos al exvicepresidente Álvaro García Linera, lo que lo llevó a su retirada de la militancia en 2015. En sus últimos días, crítico al expresidente Evo Morales, tildándolo de “caudillista”.

“Evo no es el gobernante. Es un líder histórico, hay que respetarlo. Sus consejos pueden ser valiosos porque fue gobernante durante bastantes años, inclusive podemos decir que el que más duró en su gestión, pero indudablemente primero está la democracia para asegurar la prolongación y la vida del MAS. Y él ya no tiene nada que evaluar en el Gobierno”, dijo el exconcejal en una entrevista para El Deber.

A pesar de que dio indicios de limar asperezas con el masismo, respondiendo al llamado de retornar a las filas de Efraín Chambi, el pasado año, Peredo indicó en una entrevista de noviembre de 2019, para el medio español Tercera Información, que no votó por el MAS y ningún candidato a la Presidencia por considerarlos de derecha.

En la misma entrevista afirmaba que su amistad con Morales se había mermado, y denunciaba una “derechización” por parte del partido. “Es lógico que afectara nuestra amistad. Los últimos años existió un giro a la derecha en el gobierno de Evo Morales. Se apoyó más en los sectores del sistema que en las fuerzas revolucionarias”, declaró en aquel entonces.