Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:16

Milena Montaño es homenajeada por sus 38 años como educadora y escritora

La escritora y educadora Milena Montaño en su stand en la Feria Internacional del Libro de Cochabamba. OPINIÓN
La escritora y educadora Milena Montaño en su stand en la Feria Internacional del Libro de Cochabamba. OPINIÓN
Milena Montaño es homenajeada por sus 38 años como educadora y escritora

La educadora y escritora Milena Montaño será reconocida el próximo jueves 14 por sus 38 años de carrera como educadora en Cochabamba y Oruro y su constante labor como autora de libros infantiles que le ha llevado a escribir más de 30 obras. 

Montaño escribió varios artículos en el suplemento juvenil del periódico Presencia de La Paz y en el matutino La Patria de Oruro; fue presidenta del Comité Departamental de Clubes de Libro, presidenta nacional de la Unión Boliviana de Clubes del Libro y actualmente es presidenta de la Unión Nacional de Poetas y Escritores (filial Oruro) y vicepresidente de PEN. 

Es maestra normalista con especialidad en lenguaje y ciencias sociales con un diplomado en gestión educativa. En cuanto a la escritura, publica libros desde 1993, debuta con la novela corta “Careta sin ojos”, con el seudónimo de Anelim Moncades. 

P: ¿Cómo se siente ante el reconocimiento que recibirá de la Cámara Departamental del Libro?

R: Es la sorpresa más grande que no me haya imaginado. No me avisaron, lo leí en el programa. Para un escritor siempre es halagador y un estímulo muy grande para continuar adelante, es un compromiso con la tierra cochabambina. Mi producción ha ido creciendo increíblemente en Cochabamba, un semillero para los escritores. Para mí representa mucho, es gratificante, un premio a mi carrera nacional.

P: Ha estudiado, vivido y enseñado en tres departamentos. ¿Con cuál de ellos se siente identificada?

R: Yo soy chuquisaqueña de nacimiento, salí profesional de ahí, licenciada en Ciencias de la Educación. Después viví mucho tiempo en Oruro por mi esposo, es una ciudad que me adoptó como una hija suya, le respondí mi gratitud con tres leyendas inéditas que recogí de la oralidad. Después, Cochabamba me recibió con los brazos abiertos, es una ciudad donde tengo muchas amistades. Es un conflicto emocional responderte, mi corazón está en Oruro, pero estoy aprendiendo a amar Cochabamba.

P: ¿Tiene una preferencia para ubicar sus novelas?

R: No exactamente. Me gusta escribir sobre la realidad que recojo en el camino, como esa realidad la recojo hasta en el camino: “Cuando el corazón habla su silencio” está ambientada en Potosí; “Bajo la sombra del fantasma”, en Sucre; “Alas de cristal”, en Oruro; “Mi destino eres tú”, en Cochabamba y “En la sombra de la vida”, en el oriente boliviano. Tengo diversidad de escenarios, donde la historia que he conocido y escuchado me impacta demasiado y me sobrecoge. 

P: Como educadora, ¿cuál cree que es el camino para acercar a los niños a la lectura?

R: Creo que me ayudó mucho trabajar 20 años en aula y ser directora otros 18. Conozco muy bien la psicología de los niños y adolescentes y creo que eso me permitió escribir con cierta habilidad. He visto la necesidad de la lectura y como escritora estoy decidida a que hay que acercar el libro al lector.