Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 15:31

Matisse Gonzales, promesa de la animación boliviana, dirige con 27 años un piloto para Cartoon Network

La animadora boliviana Matiesse Gonzales, durante la premiación del Girl Power. FUENTE-VERSUS MÉXICO
La animadora boliviana Matiesse Gonzales, durante la premiación del Girl Power. FUENTE-VERSUS MÉXICO
Matisse Gonzales, promesa de la animación boliviana, dirige con 27 años un piloto para Cartoon Network

El nombre de la animadora paceña Matisse Gonzales ha tenido notoriedad al ser anunciado su corto, “Gravedad”, como finalista de una sección de los Premios Quirino de Iberoamerica, con sede en Tenerife, España; la misma producción fue nominada en los Annie Award (Oscar de la Animación), en la categoría de Mejor Película de Estudiante. Su carrera crea mayor expectativa cuando su próximo proyecto es dirigir un episodio piloto para Cartoon Netwoork Latinoamerica.

Mattise tiene 27 años, hace ocho que vive en Stuttgart, Alemania, donde estudió en el Filmakademie Baden-Württemberg, justamente su proyecto de graduación fue “Gravedad”. Estudió un año Filosofía y Letras en la Universidad Mayor de San Andrés y después tuvo un curso de animación en el programa C+C con el animador y creador de comics, Joaquín Cuevas. Desde entonces, decidió emprender su carrera en Alemania.

“Mi fascinación siempre fue la de contar historias, la animación es solo el medio que utilizo. Es verdad que uno puede crear mundos infinitos con la animación. Pero eso no me parece muy importante. Más importante me parece contar historias sobre la condición humana. Mi fascinación por el cine comenzó en la universidad cuando empecé a aprender del lenguaje cinematográfico y de todos sus matices. Es sumamente interesante como uno puede contar tanto, mostrando tan poco. La sutilidad es un arte que no puedo esperar aprender”, contó Matisse en una entrevista con OPINIÓN.

La animadora ganó la convocatoria del proyecto Girl Power del programa Pixelatl, para dirigir el piloto de la miniserie de 10 episodios “Era solo una roca que se parecía a alguien”, sobre “dos astronautas por la insolación y el aburrimiento del espacio infinito, empiezan a volverse locos y a alucinar”, describe la propia Matisse.

Trabaja su producto con un estudio en México, llamado Aska y lo tendrá listo para septiembre. Espera que los vuelos internacionales retornen para dirigirse a tierra azteca y después volver a Bolivia para trabajar en nuevos cortometrajes.

Durante su formación en la universidad, Matisse trabajó como guionista, animadora en 2D, diseñadora y directora con estudios de todo el mundo, como Buck Desgin (Australia), Celeste (Argentina) y Woodblock (Alemania), entre otros.

Su debut “profesional”, que fue “Gravedad” es un cortometraje, “muy personal”, sobre un pueblo donde la gravedad cambia aleatoriamente. Entonces algunos días son pesados y otros livianos. En su estilo juega con los blancos y negros y líneas simples, donde “la historia es lo más importante”, como recalca.

“Mi estilo cambia constantemente y eso es algo que me gusta mucho. Descubrí que es mucho más difícil y más interesante cuando el dibujo es simple/minimalista.  Trabajo mucho con composiciones y formas geométricas simples. La idea es lograr buen peso en la imagen y defender la historia con el estilo. Ahora que trabajo con Cartoon network, el estilo es un poco más mainstream, pero quiero volver a algo más callado, menos lleno. Como mi estilo es tan simple, la animación se hace rápidamente y con pocos recursos monetarios”. 

La joven animadora recuerda que en Bolivia hay mucho talento en el área, pero “no el suficiente recurso ni tampoco mucho interés del público”. Como referencias señala a Alejandro Salazar (Al-azar) y Pablo Gozalves, quienes trabajan con el Centro Simón I. Patiño de La Paz.