Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 01:12

Mamani Mamani alista una colección para ayudar a los indígenas

Trasladó la fuerza andina al rostro y volvió objetos de arte a las mascarillas. Colabora con comunidades originarias y causas solidarias. Emplea a mujeres sin trabajo.

Roberto Mamani Mamani, junto a algunas de sus coloridas creaciones y modelos. Gentileza Mamani Mamani
Roberto Mamani Mamani, junto a algunas de sus coloridas creaciones y modelos. Gentileza Mamani Mamani
Mamani Mamani alista una colección para ayudar a los indígenas

Nunca olvida el “¡Jallalla!”. Más que latiguillo involuntario, Roberto Mamani Mamani escogió claramente aquella palabra llena de sentidos y sentimientos para identificarse y cerrar cada uno de sus discursos.

El cochabambino, máximo estandarte de la cosmovisión, colores y texturas de la cultura andina desde la óptica más genuina, ha resuelto migrar algunas de sus obras ya consolidadas a las telas de las mascarillas y transformar estas últimas en objetos de arte, más que meras piezas de protección con colores grises que denoten “tristeza y oscuridad”, como él mismo describe. Alista una colección 100% solidaria para ayudar a las comunidades indígenas.

Les dio “vida” a los barbijos, les plasmó tonos radiantes y cuidó cada detalle no solo para reinventar su arte, sino también para ser parte de una red solidaria que embandere el concepto del ayni, es decir, la idea sagrada de la cooperación comunitaria que caracteriza a los pueblos originarios, el dar y recibir. De ahí que Mamani Mamani haya decidido que una parte de lo recaudado en la comercialización de los barbijos que llevan su firma vaya dirigida a causas solidarias.

Empleó a de mujeres urgidas por la pandemia. Sacó alrededor de cinco colecciones desde que comenzó el confinamiento. La última de ellas fue dedicada al país. “Muchas de las obras importantes que se encuentran en museos han estado en esta colección dedicada a Bolivia: (por ejemplo) la serie de las cholas cochabambinas y la de los supays. Siempre dije: ‘¿cómo no poder usar la fuerza para seguir caminando hacia adelante con identidad, en toda esta adversidad de tristeza y oscuridad?’. Detrás de esto hay una veintena de señoras que trabaja. Son personas que, por todo esto, quedaron sin empleo”, describe el pintor y escultor, con más de 30 años en la escena artística.

Planea una colección para este mes que graficará algunas de sus esculturas, también en los cubrebocas. Consciente de la situación que atraviesan las comunidades originarias, destinará ayuda. Esto forma parte de una cadena de iniciativas con empatía. “Tengo mis illas, mis amuletos de la suerte y abundancia. Son illas-ispallas, semillas. Las tallo en madera y las pinto. Voy a sacar esa colección para seguir ayudando. Hay muchas comunidades indígenas que la están pasando peor. No tienen hospitales ni nada. Esto irá dirigido a ellas. Mandamos los barbijos a Santa Cruz para que la gente los venda con 10 bolivianos más y con eso tenga un fondo. Dimos obras para Beni y Cochabamba. Todo salió de un acto solidario, de la comercialización de obras solidarias, mismas que pueden ver en Mamani Mamani Oficial o Mamani Mamani El Artista (Facebook). Algunas siguen a la venta. Esperemos que con eso podamos ayudar a muchas personas”. Los interesados pueden escribir o llamar a los teléfonos 75299013 y 72050344.