Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:26

Madrastra monta “Kassandra” con miras a ciclo retrospectivo por 11 años

 La obra “Kassandra” de la compañía teatral Madrasta. MARK CHÁVEZ
La obra “Kassandra” de la compañía teatral Madrasta. MARK CHÁVEZ
Madrastra monta “Kassandra” con miras a ciclo retrospectivo por 11 años

El grupo de teatro Madrastra montará dos funciones de su obra “Kassandra” el viernes 6 y sábado 7 de mayo en el Jazz Stop (calle Pedro Blanco entre Potosí y Santa Cruz), a las 19:30 horas.

La pieza ha sido escrita originalmente por el dramaturgo uruguayo Sergio Blanco, dirigida por Claudia Illanes y protagonizada por Alejandro Marañon. Fue estrenada originalmente en 2019 y es un “calentamiento” para un ciclo retrospectivo que prepara la compañía escénica cochabambina, a propósito de los 11 años de su fundación; ya se anunció el remontaje de obras como “Riñón de cerdo para el desconsuelo”, “La gordis” o “Las buenas muertes”.

En “Kassandra”, Marañon interpreta al mitológico personaje, pero en una versión travesti. La puesta en escena sitúa a la protagonista en un bar, un espacio de intercambio constante con el público para que se desarrolle un monólogo.

¨Pretende mostrar la supervivencia de un ser marginado, Kassandra es travesti, es prostituta, ha sido maltratada de muchas maneras. Es considerada loca y además el único idioma con el que puede comunicarse es un inglés precario, como les sucede a los inmigrantes de Estados Unidos”, comentó en una entrevista anterior la directora Illanes.

Teatro Madrastra es un grupo de teatro de Cochabamba fundado en 2010 por Alejandro Marañón y Anapaola Sánchez, año en el que dictaron un taller teatral en la Normal Católica Boliviana de Cochabamba y como resultado presentaron “La edad de la ciruela”, una obra de Arístides Vargas.

Sin embargo, su segunda presentación, “Riñón de cerdo para el desconsuelo” de Alejandro Ricaño, consolidó al Teatro Madrastra en la escena local. Esta pieza se exhibió en el interior del país.

En 2013 montaron “Las buenas muertes” de Gabriel Calderón, obra considerada como uno de los trabajos más arriesgados de la compañía al tocar por primera vez temas como el asesinato, el suicidio, el sexo, dentro de un marco crítico hacia los medios de comunicación.

En 2015 presentaron la obra “La cantante calva” de Eugene Ionesco, un clásico del teatro del absurdo y pilar para la escena contemporánea. En 2018 montaron “Los mulas”, pieza escrita y dirigida por Alejandro Marañón.