Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 01 de marzo de 2024
  • Actualizado 14:40

La literatura boliviana despide a Adolfo Cáceres, muerto a los 86 años

El autor de ‘La mansión de los elegidos’, ‘La saga de los esclavos’ y ‘Octubre negro’, entre otras obras, nació en Oruro en 1937.

 

Una imagen de archivo del escritor Adolfo Cáceres Romero. OPINIÓN
Una imagen de archivo del escritor Adolfo Cáceres Romero. OPINIÓN
La literatura boliviana despide a Adolfo Cáceres, muerto a los 86 años

El escritor y crítico boliviano Adolfo Cáceres Romero, autor de una importante obra narrativa de ficción y de investigación literaria, murió hoy a los 86 años, según confirmaron fuentes allegadas al autor.

Nacido en Oruro el 27 de septiembre de 1937, Cáceres Romero estudió e hizo gran parte de su obra en Cochabamba, ciudad donde finalmente falleció este viernes 8, unos minutos después del mediodía. Así lo hizo conocer René Rivera, amigo y discípulo del octogenario autor, en un mensaje publicado en su cuenta de Facebook.

“El reloj marcaba las 12:40 del 8 de diciembre de 2023 y, en un par de segundos, el escritor y amigo al cual admiré y quise mucho, partía rumbo a la eternidad. Me tocaba informar de su viaje a la inmortalidad. Con lágrimas en los ojos apenas pude decir:

‘Amigos todos, lamento comunicar el sensible fallecimiento del escritor, amigo y maestro Adolfo Cáceres Romero”, escribió Rivera.

Aunque inicialmente se inclinó por el Derecho, Cáceres acabó formándose como maestro en la Normal de la Universidad Católica Boliviana, especializándose como profesor de literatura y gramática española, señala la página escritores.org.

Desde joven alternó su interés por la literatura de ficción y por la investigación literaria, dos ámbitos a los que se ajustan sus principales libros.

Entre sus obras de ficción destacan “La mansión de los elegidos”, “Las víctimas”, “La hora de los ángeles”, “La saga del esclavo”, “Octubre negro” y “El charanguista de Boquerón”, varios de ellas reconocidas con premios literarios nacionales.

Algunos de sus estudios literarios publicados son “Nueva historia de la literatura boliviana”, “Poesía quechua del Tawantinsuyu” y “Diccionario de la literatura boliviana”.

Sobre su trabajo como investigador, el también escritor Homero Carvalho pondera: “Cuando digo que fue un escritor a tiempo completo es porque, en un medio mezquino como el nuestro, Adolfo se preocupó por sus colegas en varios trabajos de investigación literaria”.

Una faceta en la que también se valoró el aporte de Cáceres fue la formación, en el marco de la cual publicó libros como “Manual práctico de redacción”. No en vano, hace un par de años recibió el grado de Doctor Honoris Causa concedido por la UMSS.

A su labor formativa alude René Rivera en su mensaje, al recordar que “Cáceres Romero fue el maestro que corregía con cariño, eso sí, no dejaba pasar error alguno y si el escritor merecía varias correcciones, había que trabajarlas hasta tener un escrito que valga la pena para ser publicado”.

Al margen de su trabajo, escritores, editores, discípulos y amigos evocan, en múltiples mensajes publicados en redes sociales, la calidad humana del escritor. Es el caso de Marcelo Paz Soldán, director de la Editorial Nuevo Milenio, quien apunta que “hoy, al despedirnos, recordamos a Adolfo no solo por sus logros literarios, sino también por su calidez, su generosidad y su profundo amor por la literatura”.