Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 07 de julio de 2022
  • Actualizado 13:15

GUIONISTAS DE COLOMBIA, ECUADOR Y ARGENTINA VALORAN EL IMPACTO DE SUS RESPECTIVAS NORMAS EN MATERIA CINEMATOGRÁFICA, EN MOMENTOS EN QUE BOLIVIA ALISTA NUEVA LEY DEL CINE

Leyes promueven más producción de películas en países vecinos

Leyes promueven más producción de películas en países vecinos



Colombia, Ecuador y Argentina son tres países de la región cuyas leyes en materia cinematográfica han contribuido a dinamizar su ritmo de producción de películas y crear mejores condiciones de realización para sus cineastas.

Tal es el criterio de los cineastas Jorg Hiller (Colombia), Tania Hermida (Ecuador) y Enrique Cortés (Argentina), que, a tiempo de visitar Cochabamba para el taller de guionización, reflexionaron en torno al impacto normativo sobre el quehacer cinematográfico en sus respectivos países.

Sus reflexiones aportaron algunos criterios sobre la dirección que debería tomar la nueva ley del cine boliviano, que se halla en proceso de construcción.

COLOMBIA El principal logro de la ley del cine de Colombia ha sido el incremento de producciones cinematográficas. Actualmente, en ese país se estrenan entre 15 a 20 películas por año.

Se trata de un logro que, en criterio de Hiller, resulta de gran importancia, porque ha facilitado que los estándares de valoración y comparación del cine colombiano se eleven.

La ley colombiana ha creado las condiciones para que convivan películas de autor (con frecuencia, de presupuestos más modestos) con producciones más comerciales (de presupuestos más altos).

“En la medida en que haya más películas comerciales, se dinamizará la producción de las más pequeñas y, con eso, podríamos llegar, en 10 a 15 años, a un punto en que haya una industria cinematográfica”, pronostica.

ECUADOR Aunque en una dimensión más baja que la colombiana, la ley del cine de Ecuador ha conseguido también elevar el número de producciones cinematográficas.

En estos momentos, Ecuador produce entre cuatro a cinco largometrajes por año, con los que está ganando una visibilidad nacional e internacional que antes no tenía en términos cinematográficos, afirma Hermida.

La ley del cine ecuatoriana, vigente desde hace seis años, ha venido acompañada de la creación de un Consejo Nacional de Cinematografía y un fondo que apoya la producción.

En la práctica, la norma permite que los cineastas ecuatorianos postulen a fondos concursables, que cubren los costos de realización, desde la etapa de preproducción hasta la de posproducción.

ARGENTINA Sin ser nueva, la ley del cine vigente en Argentina es una de las que mayor incidencia tiene sobre el ritmo de producción cinematográfica.

Sólo en 2013, el país vecino estrenó unas 140 producciones propias, en su mayoría realizadas con los recursos económicos que facilita su normativa en materia cinematográfica.

El éxito de esta norma radica en su política de subvenciones, en la que el Estado cumple un rol central a fin de garantizar los fondos indispensables para mantener un ritmo alto y regular de producción, sostiene Cortés.

De perfil.

Entre la tele y el cine

Desde 1997, Jorge Hiller se dedica a la escritura de guiones de cine y libretos para televisión. Es autor de los guiones de “Como el gato y el ratón” (Mejor Película Festival de Biarritz) y “Soñar no cuesta nada” (Nominada a los premios Goya, España).

Directora y guionista

Tania Hermida estudió en la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de Los Baños, Cuba. Creó la "Corporación Ecuador para Largo", de la que nació la idea de hacer su primer largometraje “En el nombre de la hija”.

Guionista de vocación

Enrique Cortés participó como guionista en largometrajes como “Martín Fierro”, “Tatuado” (Iris de Plata al Mejor Guion en el Festival de Montreal y Mejor Película en los Festivales de Biarritz y Trieste) y “Pérez, el ratoncito de los dientes” (Premio Goya Mejor Film de Animación, España).

Opiniones.

Jorge Hiller

Guionista colombiano

Dentro de Colombia, hay una polarización fuerte entre los cineastas debido los premios que entrega nuestra ley del cine. Los premios de la ley favorecen más a las películas que apuntan a los festivales internacionales que a las de orientación más local y comercial. Así se crea esa imagen de que hay que ir a los festivales y, de pronto, se descuida la necesidad de conectar con la gente. Pienso que estamos en un momento en el que podemos corregir eso y darle la oportunidad a todos para que haya películas de toda índole que generen movimientos.

Tania Hermida

Cineasta ecuatoriana

Para poder vivir como cineasta en un país como Ecuador, cada uno busca su estrategia. Una opción es la docencia. Di clases durante varios años. Otra opción, a la que yo no he recurrido, pero está ahí, es la publicidad. Estas son dos opciones que ofrecen oportunidades de remuneración. Yo he tenido mucha suerte, porque, desde mi primera película, he podido vivir de hacer cine. Hemos conseguido que las películas circulen, se vendan, se distribuyan. Por eso es que, en este momento, yo sí puedo vivir de mi oficio, que es el de cineasta.

Enrique Cortés

Guionista argentino

Bolivia tiene una producción menor que Argentina, pero no tiene menor significación. Hay películas y directores emblemáticos, que son referentes para Latinoamérica, como Jorge Sanjinés. Su nueva ley del cine tiene que ofrecer la confianza para que los cineastas vuelvan a creer en sí mismos y sepan que no van a hipotecar su vida para hacer una película. A partir de ahí, lo necesario es que haya políticas que apunten a consolidar el cine que se busca, que sirva también para ganar más mercado, más espectadores y más experimentación.