Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 00:17

El Gran Poder vuelve tras dos años y estrena su título de Patrimonio de la Humanidad

Son 76 las fraternidades que participan de esta versión y se estima que lo componen unos 70.000 bailarines de las danzas morenada, caporal, diablada, kullawada, sayay, tinku, waka waka, tobas, entre otros.
 
Fraternos en la entrada folclórica del Gran Poder. APG
Fraternos en la entrada folclórica del Gran Poder. APG
El Gran Poder vuelve tras dos años y estrena su título de Patrimonio de la Humanidad

La fiesta en devoción al Señor Jesús del Gran Poder volvió este año luego de dos años de no realizarse, debido a la pandemia del coronavirus, y ahora estrena su título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Una ceremonia a la Pachamama o Madre Tierra, dio inicio a la entrada folklórica cerca de las 07.00 con la participación de una comitiva compuesta por representantes de la Alcaldía, pasantes y la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder (ACFGP).

Para este 2022 las distintas instituciones determinaron que todos los danzarines que participen deban cumplir estrictas medidas de bioseguridad además que deban contar con el esquema completo de las vacunas contra el COVID-19.

La también llamada Fiesta Mayor de Los Andes estrenará su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad otorgado en 2019 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Este organismo internacional consideró que esta festividad es una "emanación del modo de entender y practicar el catolicismo en el mundo andino".

“Estamos dando inicio el día de hoy a las 06.30 de la mañana con la bendición del Señor, aquí con la Asociación de Conjuntos Folklóricos, los prestes mayores, todos juntos arrancando lo que va a ser la fiesta naranja más importante de la ciudad de La Paz”, dijo el alcalde Arias en el inicio del recorrido.

Son 76 las fraternidades que participan de esta versión y se estima que lo componen unos 70.000 bailarines de las danzas morenada, caporal, diablada, kullawada, sayay, tinku, waka waka, tobas, entre otros.

La Alcaldía desplegó cerca de 1.300 funcionarios ediles para realizar los controles respectivos a los danzarines respecto al cumplimiento de las medidas de bioseguridad, vacunas y que no consuman bebidas alcohólicas en el recorrido.